Principal

Diario YA

Viajar es un placer (si lo haces bien)

En mayor o menor medida todo el mundo sueña con viajar, ya sea a la otra punta del planeta como unas vacaciones bien merecidas en un camping de la Costa Brava. De hecho, el destino es lo de menos mientras lo hagas a gusto y con quien tú quieras.

Sin embargo, no todo el mundo cuenta con el mismo presupuesto ni las mismas posibilidades de hacer una escapada cuando le apetece. Tenemos la suerte de que, a día de hoy, con los vuelos baratos, las reservas online y las comunidades de viajeros y viajeras en la red, viajar se ha convertido en algo más accesible incluso cuando no disponemos de dinero.

¡Gracias, Internet!

Internet ha marcado un antes y un después a la hora de concebir el concepto de un viaje, bien sea corto, largo, con amigos, pareja o solo. Nos permite, como viajeros y viajeras de a pie, encontrar destinos escondidos, las rutas más frecuentadas por otros turistas, ofertas de alojamiento, oportunidades en vuelos intercontinentales, cruceros, trucos para viajar barato y mucho más.

Todo esto y mucho más, hace tan solo unos años, era casi impensable y las agencias de viajes lo tenían todo bien controlado. Estas agencias tienden a desaparecer progresivamente, y más todavía cuando las nuevas generaciones van haciéndose mayores y no requieren para nada de sus servicios.

Igual que sucedió con otros sectores empresariales y de industria, los cambios tecnológicos y la revolución digital han intervenido de lleno en los procesos y en la concepción del sector turístico. Han aparecido agencias de viajes que únicamente trabajan online y han surgido nuevos servicios como por ejemplo el de traductores de textos sobre turismo. De esto último se encarga una agencia de traducción especializada en traducciones turísticas –por si no lo sabes, una traducción turística es aquella especializada en este sector, como por ejemplo webs de hoteles, vuelos y mucho más.

Y es que, si una empresa no se adapta a los cambios, está destinada al fracaso.

Infórmate de antemano

Como ya casi siempre prescindimos de los servicios de profesionales, nos hemos convertido en auténticos halcones, en cazadores de ofertas y en seres que van de antemano informados con sus recorridos, los lugares top 10 a visitar en la ciudad, el mejor restaurante, la especialidad del país y los souvenirs típicos que debemos traer a nuestros amigos y familiares.

Esto es posible gracias a la gran cantidad de blogueros y blogueras de viajes que crean webs informativas sobre destinos turísticos muy específicos. No hablamos de la información de Wikipedia a la que todo el mundo acude para datos estadísticos, sino a páginas detalladas que nos facilitan nuestro viaje en gran medida y que pueden estar dedicadas a cosas tan concretas como una playa en el Pacífico o un paraje perdido entre los Alpes.

En el caso, por ejemplo, de querer ir a Santorini en las Islas Griegas, solamente tenemos que acudir a http://memarchoasantorini.com para encontrar todo lo que queramos al respecto. Una buena previsión es mejor que intentar solucionar los problemas al momento. ¡Incluso nos permite encontrar ofertas de vuelos baratos a Grecia!

Ahórrate un buen puñado de euros

Todo el mundo sabe que con Internet podemos ahorrar un buen dinero a la hora de viajar, aunque no siempre se sabe cómo. Lo de los vuelos y los alojamientos baratos es algo más sencillo, ya que han proliferado en los últimos años buscadores específicos que todos tenemos guardados en favoritos.

Sin embargo, no solo podemos ahorrar en eso. Podemos encontrar cupones de descuento para tiendas y restaurantes, 2x1 en entradas de parques de atracciones e incluso ofertas en ropa –ideal si nos vamos de fin de semana a Baqueira Beret.

Si rizamos más el rizo podemos ahorrar a la hora de comprar maletas o mochilas. Por ejemplo en esta web de maletas de viajes podemos comprar maletas baratas de calidad, perfectas para viajar sin tener que preocuparse por los golpes, porque nos la abran o porque se nos rompan.

Descubre, vive y disfruta

Viajar sin disfrutar no tiene ningún sentido. Descubrir nuevas culturas y costumbres puede no ser siempre algo placentero, pero son precisamente estas contradicciones las que hacen que nuestros viajes sean más intensos y nos pongan, en muchas ocasiones, contra las cuerdas.

El claro referente de país contradictorio es la India, con una de las culturas más ancestrales del mundo y un lugar cuya población tiene prevista superar la de toda China en unos 7 años. Todo aquel que ha visitado la India ha vuelto enamorado u odiándola, es un sitio sin grises –aunque sí lleno de colores.

Para aprender sobre un lugar lo mejor es ir y vivirlo, pero también podemos informarnos de antemano, como en la web de Viajar a la India, en la que nos explican su historia, sus vestimentas (en un artículo muy interesante sobre el sari) y mucho más. Sin duda es mejor ir algo preparados/as y evitar sorpresas que nos pueden truncar el viaje.

Los mejores recuerdos son los que te llevas en tu interior

Siempre pensamos en comprar una estatuilla, un imán, una postal, un llavero o un cuadro de recuerdo cuando vamos a otro lugar. Cuanto más exótico, mucho mejor. Y luego volvemos a casa y recordamos con una sonrisa nuestros mejores momentos al abrir la nevera o mirar el cuadro que tenemos colgado encima del sofá.

Sin embargo, lo que nos llevamos dentro no tiene precio. Nos referimos a esa conversación con los locales en las que te explican cómo viven y su realidad diaria y en la que aprendes que no todo es como tú pensabas, o esa luna llena que nuestra cámara no es capaz de plasmar ni por asomo. Viajar no es solo algo físico, no es únicamente un recorrido de kilómetros en tren, barco o avión.

Viajar es un aprendizaje continuo en el que cambiamos nuestra forma de pensar, de ver a los demás, de apreciar lo que tenemos y de intentar cambiar el mundo a mejor.