Home

Diario YA


 

Viktor Orban en busca de una internacional conservadora

José Luis Orella
El día de Jueves Santo, el primer ministro húngaro recibió a dos destacados políticos europeos, a los que considera amigos; al Primer Ministro Morawiecki de Polonia, y al exministro de Interior Matteo Salvini de Italia. Ambos fueron destacados por sus labores políticas y por representar a los partidos políticos de derecha más fuertes de diferentes grupos en el Parlamento Europeo. En el momento actual, el Parlamento Europeo tiene dos grupos muy fuertes de derecha: Identidad y la Democracia, y los Conservadores y Reformistas Europeos. ID que dispone de 76 europarlamentarios, de los cuales 29 son italianos de la Liga de Matteo Salvini y 23 de la Agrupación Nacional de Marine Le Pen; en el ECR son 62 representantes, de los cuales 26 son polacos del PiS, tras la salida por el Brexit de los 19 británicos, y 6 de los Fratelli d´Italia de Giorgia Meloni. La salida de los 13 de Fidesz del Partido Popular Europeo, y su posible conjunción con los dos grupos parlamentarios de derechas posibilitaría la formación de un enorme grupo parlamentario, que ya ha coincidido en algunas votaciones de forma conjunta.
El objetivo de esa posible conjunción es la búsqueda de un renacimiento europeo, según palabras de Matteo Salvini. La clara evolución del Partido Popular Europeo hacía posturas liberales en moral y economía, abandonando sus principios cristianos y sociales, han creado la sensación de quedarse sin representación política por parte de muchos millones de ciudadanos europeos. Es el caso de Polonia donde el representante del PPE defiende posturas claramente izquierdistas en lo moral y liberales radicales en lo económico. La formación de un referente conservador que pudiese servir de casa común a conservadores, nacionalistas y democristianos sería el objetivo final de Viktor Orban.
Los puntos programáticos de esa alianza conservadora se basarían en el compromiso atlántico, para no asustar a USA y UK; y la defensa de los valores de la libertad, la dignidad, las raíces cristianas de Europa, la familia y la soberanía nacional; rechazando la censura globalista, todos los totalitarismos sufridos por Europa: el comunismo y el nazismo, la migración ilegal y el antisemitismo. En definitiva, principios conservadores que fueron defendidos en su momento por el propio PPE en su momento fundacional en el periodo de la Guerra Fría.
Viktor Orban que procede del liberalismo y se define como conservador, se opone a la actual geometría política que define a la derecha conservadora como extrema, por su defensa del legado cultural europeo, mientras la izquierda es definida como centro, por su abandono del trabajador a favor de la revolución de género. El primer ministro magiar exclama que pretende reunir a las fuerzas que defienden y están dispuestas a trabajar por la libertad, los valores europeos tradicionales y la dignidad humana.
En mayo será la siguiente reunión en Varsovia, donde se procederá a limar asperezas, como diferentes modelos económicos e incluso las diferentes visiones con respecto al vecino ruso. No obstante, el posible encaje de este proyecto visualizaría la unión de la Europa de los perdedores, aquellos que se no tienen fuerza en las instituciones directivas de la UE, y que reivindican una amplia reforma interna que devuelva a la UE a sus raíces fundacionales de la CEE, abriendo el protagonismo a los europeos del centro y del sur del continente.
 

Etiquetas:Orella