Home

Diario YA

¿En qué consiste un desprendimiento vítreo?

Es necesario acudir a un especialista si se padecen los síntomas que se enumeran a continuación

Para comprender en qué consiste el desprendimiento de vítreo antes se debe hablar de la estructura interior del ojo. El humor vítreo es el gel transparente que ocupa la cavidad interna del ojo, concretamente entre la retina y la cara posterior del cristalino. Este gel que cubre ese espacio está compuesto en su mayoría por agua, fibras de colágeno y ácido hialurónico, todo ello envuelto en una membrana llamada hialoides.
El desprendimiento vítreo suele suceder al pasar los años, con la edad esta sustancia se vuelve más líquida y adquiere movilidad. Esto provoca que la hialoides se separe espontáneamente de la retina. Esta situación se da con más frecuencia en personas mayores de sesenta y cinco años.

Las personas que presentan más riesgos son las que:
* Poseen graves problemas de miopía o los denominados cortos de vista.
* Padecen o han padecido un desprendimiento de retina en el otro ojo.
* Tienen historial familiar sobre desprendimientos de retina.
* Son sensibles a padecer esto aquellas personas que han pasado por una cirugía de cataratas.
* Sufren otras enfermedades o condiciones en ojo que afecta a su visión.
* Han sufrido en algún momento lesiones en alguno o en ambos ojos.
* Han padecido algún tipo de traumatismo ocular o cercano al ojo.
Todos estos factores hay que tenerlos en cuenta, pero es cierto que aun así esta situación puede darse en cualquier momento aunque no se haya o se padezca nada de lo anterior.

Sintomatología de desprendimiento vítreo
La vista es uno de los sentidos más importantes, y se debe prestar la suficiente atención a toda la sintomatología que se pueda percibir y que esté fuera de lo normal; acudir tempranamente al médico permitirá un pronóstico más optimista sobre los daños que esto puede llegar a producir.
Por este motivo a continuación se analizan los síntomas que pueden aparecer cuando se está produciendo o se va a producir un desprendimiento vítreo:
* Aparición de moscas: cuando las moscas son pequeñas y traslúcidas y además su aparición es aislada, siguiendo un mismo patrón. Quiere decir que no  son peligrosas, pero aun así se debe acudir a un especialista cuanto antes para prevenir cualquier complicación.
* Si las manchas volantes aparecen de forma brusca y numerosa, descrito por algunas personas como una telaraña que ocupa gran parte del campo visual y que va acompañada de destellos luminosos. Si este es el caso se debe acudir de manera inmediata a urgencias para descartar cualquier problemática.

Estas moscas volantes son las que dan la voz de alarma entre los usuarios, pues se ven de forma repentina al mirar las zonas claras y se desplazan con el movimiento de los ojos. Estos pequeños puntos de luz pueden ir acompañados de una sensación de estar viendo relámpagos de luz en la periferia del ojo (fotopsias). Estas luces se deben a que la tracción del vítreo sobre la retina produce una estimulación mecánica que llega al cerebro en forma de impulso eléctrico, como si fuera una luz real.
El desprendimiento vítreo no es una enfermedad, y no debe confundirse con el desprendimiento de retina, aunque el vítreo al desprenderse puede traccionar la retina y romperla provocando un desgarre retiniano, aunque esto ocurre en un porcentaje pequeño de los casos. Cuando el vítreo tira de la retina, el paciente padece como una pequeña descarga lumínica en el interior del ojo.

Precauciones ante este tipo de desprendimiento
Los especialistas recomiendan a sus pacientes que si aparecen síntomas súbitos, tales como visión de moscas volantes, manchas o móviles sombras en el campo de visión, acudan sin demora al médico.
La inspección del fondo de ojo por el oftalmólogo es muy importante para prevenir complicaciones y descartar otros motivos que pudieran ser de mayor gravedad. En caso de encontrarse una rotura retiniana asociada al desprendimiento vítreo, el tratamiento precoz mediante láser de argón, permite crear una barrera de seguridad que impide que la rotura se convierta en una problemática mucho mayor, teniendo consecuencias graves para la salud ocular del paciente.

Sin necesidad de tratamiento
El desprendimiento de vítreo puede resultar muy molesto, sobre todo por la presencia de sombras móviles que suelen incomodar mucho a aquellas personas que lo padecen, especialmente los primeros días.
Con el paso del tiempo y por sí solo, sin necesidad de tratamientos u operaciones, el desprendimiento vítreo suele remitir, y aquellas molestias y luces acaban desapareciendo, permitiendo llevar una vida más natural.
Lo que sí es preciso una vez esto ocurre, es aumentar la frecuencia de las revisiones del fondo del ojo, pues puede darse de nuevo o acarrear otra problemática. El oftalmólogo será el que determinará si el riesgo para la retina se ha incrementado o se mantiene estable. Si no es el caso se deberán tomar medidas adicionales para conservar la salud de la retina.