Home

Diario YA


 

¿Está sobrevalorada la inteligencia?

Históricamente la inteligencia siempre ha sido una de las cualidades más valoradas, al menos en la sociedad occidental. Pero esa hegemonía está cambiando de forma progresiva. Para empezar, el concepto clásico de inteligencia hace referencia únicamente a la capacidad de razonamiento lógico. Sin embargo, hoy en día esa cualidad no es más que un tipo de inteligencia, de los muchos que hay.
También hay otras cualidades de nuestra personalidad que hoy en día están valoradas de forma similar, o incluso mejor, que la inteligencia. Un ejemplo es la gestión emocional. En este artículo puedes ver las 6 emociones básicas, y consejos sobre cómo puedes manejarlas.
Pero vayamos por partes. ¿Qué es la inteligencia y qué tipos de inteligencia hay?

¿Qué es la inteligencia?
La inteligencia se puede definir de casi infinitas maneras. Algunas de las más aceptadas de forma general dicen que la inteligencia es la facultad o capacidad de entender, saber, razonar, aprender y resolver problemas. La psicología denomina inteligencia a las capacidades cognitivas como la memoria, la asociación, el razonamiento y el entendimiento.
Pero hoy en día se entiende la inteligencia como algo que debe ser útil. No hay inteligencia sin una aplicación práctica. Una definición más actual de inteligencia hace referencia a la capacidad intelectual aplicada a la vida diaria para la resolución de problemas y la obtención de los mejores resultados.

¿Qué tipos de inteligencia hay?
Como hemos comentado anteriormente, el concepto antiguo de inteligencia hacía referencia a la capacidad de razonamiento lógico. Pero hoy en día esa habilidad solo es un tipo de inteligencia de los muchos que hoy son aceptados. Estos son los tipos de inteligencia más reconocidos por los profesionales.

Inteligencia lógica
Hace referencia a la capacidad de razonamiento lógico y habilidad numérica.
Inteligencia social o interpersonal
Es la habilidad de una persona para relacionarse con otras personas satisfactoriamente de forma asertiva y empática.
Inteligencia verbal
Es la capacidad de expresión verbal. La habilidad de encontrar las palabras adecuadas que nos permiten expresar con precisión lo que queremos.
Inteligencia musical
Capacidad para distinguir entre los sonidos, el ritmo, el tiempo, el timbre y el tono de cada uno.
Inteligencia espacial
Es la habilidad de proyectar mentalmente movimientos de los objetos, recrear y manipular distintos espacios.
Inteligencia intrapersonal
Es la capacidad para conocerse, comprenderse y aceptarse uno mismo. Esta habilidad es esencial para no vivir en constante estado de frustración y rechazo hacia nosotros y no culparnos en exceso por nuestras decisiones.
Inteligencia corporal
Hace referencia a la destreza manual y corporal de una persona. Es la capacidad para plasmar con el cuerpo lo que nos pasa por la mente.
Inteligencia naturista
Es la capacidad de relacionarse con la naturaleza, distinguir especies, texturas, paisajes, etc.

El valor de la inteligencia
La inteligencia, hablando en general de todas ellas, son solo unas capacidades personales. En sí mismas no aportan nada ni para la persona que las tiene ni para su entorno. Es la inteligencia aplicada al bien común la que realmente debe valorarse como algo que puede transformar y mejorar nuestra vida y la de los demás. No la inteligencia en sí, sino la voluntad de usar esas habilidades para mejorar nuestra sociedad.