Principal

Diario YA

3 aspectos en los que decidirte por comprar un coche usado a un particular o un concesionario

Si quieres decidirte por comprar un coche de segunda mano a un particular o en un concesionario, será mejor que tengas en cuenta estos 3 aspectos.

Si estás pensando en comprar un coche de ocasión, lo primero que te vendrá a la cabeza es si hacerlo en un concesionario o confiar en un propietario particular. Teniendo en cuenta que el mercado de segunda mano sigue en alza, posiblemente como consecuencia de la crisis que aún colea, y que la mitad de las ventas se hacen entre particulares, parece que la decisión está mitad y mitad por una u otra opción. Para tomar la que mejor te parezca, ten en cuenta 3 aspectos fundamentales.

El precio

Posiblemente el más determinante a la hora de decidirse a comprar coches ocasión Madrid. En este sentido, posiblemente encuentres mejores precios en el mercado entre particulares, ya que impuestos como el IVA, que el concesionario tiene que cobrar, está exento en estas operaciones. También puede ser más fácil negociar una rebaja con un particular, aunque no siempre es posible. Hay vendedores que tienen muy claro lo que quieren por desprenderse del coche y no están dispuestos a bajar un céntimo.

Garantía

En este aspecto el concesionario siempre ganará de calle. Aunque un propietario particular está obligado a hacerse cargo de cualquier problema o vicio oculto que aparezca en los primeros 6 meses después de la compra, conseguirlo de buen grado es una labor casi imposible. Lo normal será tener que recurrir a los tribunales.

Por contra, un concesionario siempre se hará cargo de cualquier incidente o desperfecto que no se haya detectado a tiempo. Además, normalmente dan más de los 6 meses obligatorios de garantía, que puede extenderse a un año o incluso más. Señal de que han revisado todo el coche en profundidad para asegurarse de que está en perfecto estado.

Trámites y documentación

Si compras coches segunda mano Madrid en un concesionario, ellos se encargarán de gestionarlo todo para que pase a ser de tu propiedad. Esto supone que no tendrás que acercarte a Tráfico, solicitar el cambio de titular ni pagar el precio de realizar los trámites. A veces es posible que el particular se haga cargo, pero no suele ser lo habitual.

Además, hay algo en lo que debes fijarte muy bien siempre que vayas a comprar un coche usado. Toda la documentación que te proporcionen debe ser original, nada de fotocopias o papeles con tachones, borrones o enmiendas. No aceptes nunca documentos en este estado o que no estén actualizados, en especial en el caso de vendedores particulares. De lo contrario, podrías estar comprando un coche con cargas muy costosas, como multas o costes de demora por el impago de impuestos. De nada te servirá decir que lo acabas de comprar, ya que con la titularidad también adquieres todos los compromisos que haya sobre el vehículo. Por no hablar de que si es un coche robado, te quedarás sin coche y sin dinero en el mejor de los casos.

En conclusión, a no ser que se trate de alguien de mucha confianza, lo mejor es comprar el coche en un concesionario. Puede que el precio sea algo más elevado, pero tiene muchas ventajas.