Home

Diario YA

El caso más llamativo fue la aparición de Nowoczesna con su sorprendente 7,60 % y 28 diputados

Ante la victoria de la derecha social en Polonia

José Luis Orella. Las elecciones generales a las dos cámaras legislativas en Polonia del 25 de octubre han dado la victoria a Ley y Justicia (PiS), con un 37,58 % (235 escaños) que significa la mayoría absoluta. Beata Szydlo, de 52 años, hija de minero y madre de un seminarista, ha dado la imagen profesional y humana que la sociedad polaca necesitaba, frente a las amenazas crecientes de la crisis económica y morales por parte de la Unión Europea.

Su crecimiento es hegemónico en la Polonia rural del oriente, se ha convertido en primera fuerza en el centro del país, gracias a la juventud y a la suma de Solidarna Polska, liderada por Zbigniew Ziobro, y Polska Razem, de Jaroslaw Gowin, que ha supuesto apoyos masivos en Silesia y Cracovia. Entretanto, el antiguo partido del gobierno, Plataforma Cívica (PO) de Ewa Kopacz, mantuvo el 24,09 % (138 escaños), y aunque consiguió generar a su favor un voto útil de la izquierda, también le ha supuesto una salida masiva de su voto católico al PiS, y del liberal hacia las nuevas formaciones contestatarias.

En cuanto a las formaciones menores, más difíciles de predecir desde las encuestas, el grupo Ruch Kukiz '15 ha retenido un 8,81 % de su voto espectacular en las presidenciales y ha sumado 42 diputados, al tercera fuerza del país, siendo el referente de los nuevos movimientos antisistema que luchan contra la corrupción, aunque una parte muy importante de su electorado se fue al PiS. El caso más llamativo fue la aparición de Nowoczesna con su sorprendente 7,60 % y 28 diputados, que le ha convertido en un nuevo referente de una generación joven, emprendedora, empresarial y cercana a las medidas neoliberlaes que vive en los centros urbanos. Su aparición le dio un zarpazo mortal al PO, representante del Partido Popular Europeo en el país báltico. Su aliado el PSL (Campesino) mantuvo un 5,13 % y 16 escaños, aunque no le sirven para mantenerse como partido bisagra, como era su deseo. Su voto rural y católico se ha ido al PiS.

Finalmente entre los no representados con mayores apoyos. Hay que tener en cuenta que según la ley electoral polaca, los partidos deben superar un 5 % y las coaliciones un 8 %. Zjednoczona Lewica (Izqueirda Unida) que reunía a cinco formaciones de la izquierda bajo una candidata de renombre, la viuda de un antiguo y valorado dirigente postcomunista de Silesia, que murió en el accidente de aviación de Katyn, sumó un 7,55 %, quedando a una décimas de conseguir representación parlamentaria. Esla primera vez en la historia de la nación, que la izquierda, la coalición reunía a comunistas, socialistas, verdes, troskistas y anticlericales, se quedan fuera del parlamento. Las razones son dos, el voto útil al PO y la aparición de Razem, una formación populista radical, formada a imagen de Podemos y Syriza, de España y grecia, que obtuvo un 3,6 %, insuficiente, pero lo bastante para evitar la representación parlamentaria de ZL.

En cuanto al histriónico economista neoliberal y monárquico KORWIN, obtuvo un 4,7 %. Un buen resultado dentro de sus expectativas de voto, aunque el más moderado Nowoczesna, le ha quitado el voto neoliberal empresarial, que siempre ha monopolizado. Korwin pide la eliminación de los sectores públicos y la instauración de una sociedad liberal plena, que se gobierne según las leyes del mercado.

Etiquetas:josé luis orellapolonia