Home

Diario YA

El cristianismo, ha supuesto el papel más importante en la Historia del pueblo armenio a lo largo de 1700 años,

Armenia es sus monjes, monasterios e iglesias cristianas

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. El cristianismo, ha supuesto el papel más importante en la Historia del pueblo armenio a lo largo de 1700 años, desde el mismo momento en que a principios del S. IV ( 301 d. C. ) Armenia se convirtió, y todo el pueblo armenio, oficialmente al cristianismo, antes que el propio Imperio Romano con Constantino a la cabeza. Tres siglos antes, los Apóstoles Tadeo y Bartolomé ( este último evangelizó a la hermana Georgia junto con el Apóstol Andrés ) evangelizaron todo el Cáucaso y la actual Armenia en particular. Hoy en día, más del 90% de los armenios son miembros de la Iglesia Apostólica Armenia, una rama de la Iglesia Cristiana Ortodoxa.

La fe cristiana ha forjado tan profundamente la cultura armenia que ésto impregna el propio paisaje del país, con multitud de cruces esculpidas en piedra ( Jachkares ) esparcidas por las montañas más remotas ( como sucede igualmente en la hermana en Cristo Jesús, Georgia y en buena parte de la región caucásica rusa ) y antiquísimos monasterios ubicados en los entornos naturales. Antes de la introducción del cristianismo, Armenia era un país pagano ( Hayastán, del dios Hayan, el reino de Urartu y en tiempos de Noé, c. 3.500 a. C., Ararat, tierra extremadamente idolátrica y demoníaca y que había que purificar con el mensaje de Jesucristo. Gracias a Dios, los primeros cristianos armenios, por el celo y amor a Cristo que les caracterizaba ( igual que a los georgianos o íberos ), destruyeron todos esos templos, a excepción de uno del que se han conservado pequeños vestigios de la época griega, es el templo greco - romano llamado de Garni, que incluye Zorats Karer ( del dios diablo Karahunj ), es decir, Zigurats como los que relata la Biblia en Génesis, que era un observatorio astral construido con unas piedras de Vishap o dragón y que su datación nos remonta al c. 4000 a. C., el mismo inicio de la Historia de la Humanidad, momento en el que aconteció el Diluvio en toda la tierra.

Armenia, no sólo fue pionera en aceptar el mensaje, hecho que la hizo especialmente odiada en toda la Historia, y sobre todo por los turcos musulmanes en 1915, sino que en el 303, sobre el templo pagano destruido del dios del fuego, que es adorado en las tierras persas de Azerbayán y de buena parte de Irán, construyeron la primera iglesia llamada: Descenso del Unigénito. Más de 1700 años después, la Iglesia Cristiana Apostólica Armenia sigue siendo fundamental para el pueblo Armenio, tanto en la propia Armenia como de manera especial en la Diáspora ( después de los judíos son el pueblo con una diáspora mayor, hecho que les une a ellos junto con el ser un pueblo de origen semita, es decir, descendientes del primer hijo de Noé, Sem ).

En la Diáspora, la Iglesia es la base y el centro de cada comunidad armenia, donde hay un grupo de armenios hay Iglesia, es decir Comunidad Cristiana, que en el caso de la Península Ibérica, su Vicario es el padre Sasoon, un excelente pastor y monje, muy querido por mi.

Como conclusión, advertir, que los riesgos a los que son sometidos los armenios, allá donde se encuentren, son los mismos a los que somos sometidos todos los cristianos: el riesgo de la mundanización o paganización, como sucedió en los tiempos de Noé ( Génesis 5 - 10 ). Debemos ser muy cautos, vigilantes y aguardar, orando y estudiando la Biblia, como hacían las primeras comunidades y nuestros queridos monjes, esperando la Vuelta Gloriosa de nuestro Señor Jesucristo para siempre como Rey Eterno enviado y Ungido por el Padre, Jahvé Dios ( Mateo 24 y 25 ). Amén.

Etiquetas:Daniel Poncereligión