Home

Diario YA


 

un eterno segundón

Arturo Mas: un pobre hombre a la sombra del clan Pujol.

Javier García Isac /Una Hora en Libertad. Lo cierto es que no se qué pensar cuando un puñado de imbéciles, retrasados mentales, mal educados, sin vergüenzas, gilipollas profundos e indigentes intelectuales, opinan que el insultar a un país, a una nación, a sus símbolos, a sus familias, padres, hermanos, abuelos, a su historia, a su pasado y a su presente, forman parte de lo que ellos consideran “libertad de expresión”. Me deja atónito que “imbéciles funcionales” de este calibre estén entre nosotros, y es más, incluso presidan alguna comunidad autónoma y algunos de ellos formen parte de las elites deportivas del país al que insultan de manera inmisericorde.
Que a payasos sin gracia como Arturo Mas les parezca divertido que se insulte a los que le dan de comer, que se insulte a los que  mantienen esa “estafa de intento de estado fallido” que es la Generalidad Catalana, no debería parecernos raro.
Arturo Mas no deja de ser un pobre hombre, un fracasado, un eterno segundón crecido a la sombra del clan Pujol.
El clan Pujol, esa banda de ladrones, de cuatreros del Siglo XXI, que siguen pensando que Cataluña y los catalanes forman parte de su propiedad. Gobernaron la región como si de su finca se tratara, amasaron una fortuna que pusieron a buen recaudo en Andorra, y todo ello con el bene placito de los gobiernos de turno y de la nación a la que ahora detestan.
De todos es sabido, es conocido “la limitación” mental e intelectual de los aldeanos periféricos. La masa, la chusma, la gentuza, suele ser cobarde, muy asustadiza. Solo se atreven a vociferar cuando son multitud. Lo sucedido en el Nou Camp es más de lo mismo. Nada nuevo sobre el horizonte: Unas mierdas reunidas en un estadio de futbol, con la excusa de la celebración de la Copa de España insultando al país que los vio nacer, al país al que pertenecen. Renegando de lo que son, e inventándose una historia y unos relatos que nunca existieron excepto en sus mentes enfermas.
Todo muy cómico, si no fuera tan trágico, todo muy divertido, si no fuera el pueblo español el objeto del insulto, la mofa y el despropósito. Que un grupo de energúmenos hagan una “quedada” con otro grupo de energúmenos con el propósito de insultar y vociferar no me preocupa, cada uno hace con su tiempo libre las tonterías que pueda o desee. Lo que si me importa, lo que si me enerva y encabrona, es que seamos los españoles y nuestra nación los insultados, y sobre todo cuando somos nosotros los que pagamos esta fiesta. Si tanto les molesta España y lo que ellos significa, deberían marcharse, Somalia, Libia o Andorra podrían ser los destinos de esta gentuza. Estamos en libertad, nadie les obliga ni a estar aquí, ni a vivir en nuestro solar patrio. Ellos a la “mierda”, Cataluña y Vascongadas se quedan; son España, y ni ellos, ni el Partido de los Negocios Vascos, ni los mediocres de Convergencia, ni los “mata curas” de Ezquerra Republicana, nos lo robaran.
En el uso de mi libertad de expresión, y sin intención de falta a nadie, afirmo que:
 Xavi Hernández es igual de tonto que de buen jugador, que las bravuconadas ahora no valen, eso antes de jugar en la selección Española que representa todo aquello que detestas, y  no ahora que estas más que acabado.
 Pujol, toda una vida robando a los catalanes, toda una vida dedicada a robar a Cataluña, eres un gran enano mental. Te llegaste a creer eso de que eras un hombre de Estado.
Arturo Mas, la reencarnación del despropósito y el fracaso, no merece la pena que te dedique un segundo más de mí tiempo. Bastante tienes con lo tuyo.
Y a todos aquellos que insultan a España y a los Españoles, a todos los cobardes y aldeanos periféricos con ínsulas de superioridad y complejo de inferioridad, os digo muy muy claro y alto: os detesto profundamente, que asco dais!!. Iros todos al infierno, compartir vuestras ambiciones con Satanás, y nombrarle Presidente de vuestras malditas Republicas inexistentes.

Se lo dice Javier García Isac /Una Hora en Libertad.
 

Etiquetas:Javier Garcia Isac