Home

Diario YA

Blefaroplastia: rejuvenecimiento y frescura en la mirada

Con el paso de los años, la piel alrededor de los ojos va envejeciendo, se estira y se vuelve flácida debido al exceso de grasa que se va acumulando arriba y debajo de los párpados. También se van formando bolsas alrededor de los ojos, razones por las cuales, tanto hombres como mujeres, muchas veces deciden optar por una intervención quirúrgica llamada blefaroplastia.
Este tipo de cirugía consiste en reparar párpados caídos, es decir, los rejuvenece y corrige la piel flácida, para eliminar arrugas, líneas de expresión y las feas bolsas en los ojos, lo que devuelve la mirada fresca y juvenil.

Razones para realizar la blefaroplastia
Hay muchos motivos por los cuales una persona desearía realizarse esta intervención quirúrgica. Los problemas palpebrales y oculares como bolsas, pliegues y ojeras que se producen con el paso del tiempo, hacen que la blefaroplastia sea una opción para eliminar todas esas molestias. La blefaroplastia en Madrid es llevada a cabo por cirujanos expertos con amplia experiencia, que pueden llegar a resolver todos los problemas descritos anteriormente.
Esta cirugía está indicada para las personas con las siguientes características:
-Tienen bolsas, flacidez en los párpados y ojeras a causa de la edad y desean que su mirada vuelva a rejuvenecer.
-Con exceso de arrugas y de piel en los párpados, que provoca cierta obstrucción en la vista, especialmente hacia los lados.
-Los que tienen ojos tristes y caídos o con la mirada cansada.
-También, la malposición del párpado (palpebrales) es motivo de intervención quirúrgica, ya sea los inferiores (entropión o ectropión) o los superiores (ptosis).
-Con algún problema en párpados y ojos causados por alguna enfermedad congénita, cardíaca o renal.
-Personas con 40 años o más, aunque hay excepciones para algunos jóvenes que por genética tienden a tener esas molestas bolsas en los ojos.
Con la blefaroplastia puede realizarse al mismo tiempo otros procedimientos para mejorar el aspecto por motivos estéticos, como rejuvenecimiento cutáneo, estiramiento facial o levantamiento de cejas.

¿Cómo es el procedimiento?
Lo primero que hará el cirujano plástico antes de proceder a la intervención, es una evaluación del estado de salud del paciente, con el que analizará la forma de la cara y específicamente los párpados y los ojos. También explicará el procedimiento a realizar, el tiempo de duración y el presupuesto, con el objetivo de ofrecer toda la información necesaria.
Por lo general, esta intervención quirúrgica suele durar una hora aproximadamente, con el paciente sometido a anestesia local, principalmente en el párpado superior, que es donde se encuentra la piel sobrante. Eso se elimina, y la acción deja apenas una cicatriz muy mínima.
El párpado inferior, que es donde aparecen las bolsas, ojeras y arrugas, es tratado con una pequeña incisión, ya sea en la conjuntiva desde el interior del párpado, por lo que la cicatriz quedaría del lado interno, o también se puede realizar por debajo de las pestañas, que dejaría una pequeña cicatriz externa.
Si se emplea anestesia general es necesario permanecer en la clínica alrededor de 8 horas. Los resultados que se obtienen son asombrosos, duraderos y muy efectivos. Por estas razones, se ha convertido en una de las cirugías estéticas más populares hoy en día.

¿Es largo el tiempo postoperatorio?
La recuperación luego de la intervención quirúrgica suele ser rápida y con dolores mínimos. El cirujano puede indicar la aplicación de frío, pomada oftálmica y apósitos para reducir inflamación o algunas molestias que se presenten. Los puntos son retirados una semana después, y en las dos semanas subsiguientes desaparecen por completo los hematomas que se hayan presentado.
El paciente debe seguir ciertas recomendaciones del especialista, como proteger el rostro con gafas de sol grandes, ya que algunos síntomas como lagrimeo excesivo, cambios en la agudeza visual, así como hipersensibilidad a la luz, son los principales problemas después de la operación.
Aparte, se aconseja no usar maquillaje por diez días tras la cirugía, así como también evitar realizar actividades físicas y utilizar protector solar. Aun cuando la recuperación es rápida, este período puede extenderse hasta dos o tres semanas para poder volver a realizar las actividades diarias. Este tipo de intervención pasa inadvertida, a los pacientes se les nota más rejuvenecidos pero de forma natural y discreta.
El postoperatorio debe ser controlado para que resulte satisfactorio. El cirujano es el encargado de evaluar los resultados en las fechas posteriores, programando visitas periódicas para analizar la evolución de los párpados, así como también responder y resolver todas las dudas que vayan surgiendo durante el período de recuperación. Los resultados de la blefaroplastia son duraderos y se pueden mantener durante años, dependiendo de la edad del paciente.

Tipos de blefaroplastia
Superior

Es la que se realiza por medio de microincisiones en el pliegue natural de los párpados superiores, con la finalidad de eliminar la grasa y la piel sobrante como consecuencia del envejecimiento. Su objetivo principal es devolver una mirada rejuvenecida y un mejor aspecto más natural.
Inferior
Se realiza en el párpado inferior para eliminar la piel sobrante y las bolsas de los ojos
. Y si lo que se desea es tener una mirada juvenil, se pueden mejorar los surcos que se producen con las ojeras por medio  de la colocación de grasa. Hay diversidad de técnicas con las que el cirujano escogerá la que más se ajuste al paciente.
Transconjuntival
El especialista realiza la incisión entre el globo ocular y los párpados. La ventaja de este procedimiento es que no necesita sutura, y por lo tanto no toca la piel durante la cirugía. Su recuperación es más rápida porque no va a existir una cicatriz cutánea, ya que el acceso por vía conjuntival es cerrado y sin sutura. No necesita el ingreso hospitalario y la anestesia es local.
Subciliar
Este tipo de intervención se realiza debajo de la línea de las pestañas. Su objetivo es eliminar la grasa acumulada en los párpados inferiores para reducir las bolsas. El proceso es bajo anestesia local y no requiere de un ingreso hospitalario. Este tipo de intervención es ideal para los casos que requieran remoción de piel.
En definitiva, la blefaroplastia representa una gran opción para rejuvenecer la mirada de una vez por todas. Es un procedimiento sencillo que, si se realiza con verdaderos profesionales, ofrece resultados increíbles.