Principal

Diario YA

 

Cómo mantener una buena salud por dentro y por fuera

Cuando hablamos de la salud, muchas veces lo hacemos desde un punto de vista demasiado parcial. O bien nos centramos en tener una buena salud por dentro, o en tener una buena salud por fuera. Hoy, vamos a mostrar cómo tener una buena salud tanto por dentro como por fuera.

La alimentación, fundamental

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, para tener una buena salud tanto por dentro como por fuera, se necesita contar con una alimentación saludable. Sí, es un cliché, sé que lo has oído mil veces. Pero no por ello deja de ser cierto.

La buena alimentación no solo te permitirá estar en forma, sino que, además, te garantizará que no tengas problemas intestinales, como las almorranas u otros. Problemas que, una vez aparecen, son muy complicados de solucionar.

Para ello, se necesita una dieta equilibrada, con pocos excesos de picantes, y que incluya fibra, para que sea más sencillo ir de vientre y no se tengan problemas relacionados con este proceso.

En general, una dieta equilibrada tiene que ser como la mediterránea, que cuente con una buena cantidad de fibra, verduras, frutas, hortalizas, carne y pescado, de forma totalmente equilibrada. Y, por supuesto, con aceite de oliva.

En el caso de que quieras tener esta alimentación y, además, mejorar un poco más de la cuenta tu apariencia física, lo más recomendable es que potencies un poco el consumo de proteínas por encima del consumo de hidratos de carbono.

Eso sí, tampoco te pases, porque un consumo excesivo de proteínas puede dificultar el correcto tracto intestinal. Por ello, mantén el equilibrio, aunque potencies ligeramente la ingesta de carne, pescado, marisco y huevos.

El ejercicio, básico

Como bien indican en FitnessRevista, contar con un buen plan de ejercicios es fundamental. Lejos de lo que se suele pensar, hacer ejercicio no requiere, necesariamente, de acudir a un gimnasio.

Eso puede estar bien en algunos casos, pero no siempre es necesario. Hay muchos ejercicios que se pueden realizar en la comodidad del hogar sin necesidad de acudir a un lugar especializado.

Además, la realidad es que, si no estás en muy buena forma, puede que lo que haga el gimnasio sea frustrarte, porque verás a personas que llevan mucho tiempo entrenando y que están en una forma fantástica… Y tú no.

Muchas personas se proponen ir al gimnasio al empezar un nuevo año y, cuando ven que no avanzan y consiguen los resultados que están viendo en otras personas, lo dejan… ¡No caen en la cuenta de que esas otras personas llevan años entrenando!

Es por ello que, en nuestra opinión, la mejor opción es seguir los consejos para adelgazar y de entrenamiento de FitnessRevista, y entrenar en casa. Haz caso a sus dietas y planes de entrenamiento. De este modo, se consiguen unos resultados bastante buenos y de una forma más constante, porque no existe esa frustración.

Abandonar el estilo de vida sedentario

Otro aspecto muy importante es abandonar el estilo de vida sedentario que se suele llevar en nuestras sociedades. Esto puede parecer algo in importancia, pero, sin duda, es uno de los aspectos más relevantes de los que tratamos hoy aquí.

No hace falta ni hacer ejercicio ni hacer dieta si se tiene un estilo de vida más parecido al de nuestros ancestros. Ahora bien, no es fácil tener un estilo de vida como ese, y, a día de hoy, no es fácil ni tan siquiera acercarse.

Pero, si eres capaz de dejar de ir en coche al trabajo, y empiezas a ir a él en bici o andando; si dejas de ver la televisión 4 o 5 horas al día (que es lo normal) para pasear durante ese tiempo; si dejas de tomar el ascensor y las escaleras mecánicas… Te aseguro que notarás una mejoría tremenda, tanto por dentro, como por fuera.

Y, además, este tipo de prácticas no solo te harán estar mucho más sano, sino que te harán estar más feliz, con una mejor salud mental y emocional, porque tener un estilo de vida más ajustado al tipo de cuerpo que tenemos, nos mantiene estables mentalmente.

Y es que, aunque hayamos evolucionado mucho, lo cierto es que seguimos teniendo un cuerpo diseñado para el estado salvaje… Y hay que darle un poco de eso de vez en cuando.

Recobrar prácticas del pasado

Por último, también será recomendable volver a algunas prácticas del pasado. Hay muchas y funcionan especialmente bien. Se han ido abandonando paulatinamente por el avance de la ciencia, pero lo cierto es que convendría recuperarlas, porque la sabiduría popular también debe tenerse en cuenta.

Veamos algunas de esas prácticas del pasado:

1. Comidas frugales: Las comidas frugales son uno de los mejores métodos de mantener el cuerpo sano, porque permiten no gastar un exceso de energía durante la digestión (en la digestión gastamos muchísima energía normalmente).

2. Ayunos: Los ayunos, aunque pueden parecer agresivos, funcionan especialmente bien para purificar el cuerpo y eliminar toxinas. Fíjate, por ejemplo, en los musulmanes. Ellos siguen realizando este tipo de ayunos. Tú puedes hacerlo, aunque no con esas características rituales, sino para mantener la salud en tu organismo.

3. Remedios caseros: Los remedios caseros también son algo a tener en cuenta. Debemos volver a ellos de vez en cuando para mantener el cuerpo sano por dentro por fuera. Y es que nuestras abuelas tenían tanto remedios caseros para las hemorroides, como para dar más brillo al cabello.

4. Tiempo al aire libre: Por último, también hay que volver a tomar más el sol y estar más tiempo al aire libre. Estamos hechos para eso, no para estar encerrados durante horas y horas cada día. El sol nos da fuerza, nos aporta vitaminas, y nos permite estar mucho más sanos. ¿Por qué, entonces, nos encerramos en casa?

Como puedes ver, mantener un buen estado de salud tanto por dentro como por fuera no es demasiado difícil. Solo hay que tener algunos aspectos en cuenta y trabajarlos de forma continuada. Los resultados pueden llegar a ser muy beneficiosos.