Home

Diario YA


 

CBD para controlar el estrés y la ansiedad

Los problemas relacionados con el control del estrés son una preocupación creciente en el ámbito de la salud pública. El amplio catálogo de síntomas que se solapan en este tipo de dolencias, y la dificultad para encontrar un enfoque farmacológico que resulte efectivo para la mayoría de los casos, ha hecho que se empiece a pensar en remedios más naturales. Pero para que este tipo de soluciones pueda extenderse se necesita mucha información a disposición de los usuarios y control efectivo de las sustancias utilizadas. Justbob es una tienda online de productos con cbd que ha probado a aportar ambas vertientes: información y control de calidad; mostrando que el consumo de este tipo de remedios naturales puede ser una alternativa eficaz para las personas que desean reducir su estrés y alejar la ansiedad.

El estrés y su tratamiento
El estrés y la ansiedad son respuestas adaptativas esenciales para hacer frente a las amenazas a la supervivencia. Sin embargo, el estrés excesivo o persistente puede ser una mala adaptación y provocar una discapacidad. Los síntomas que surgen del estrés y la ansiedad excesivos ocurren en una serie de trastornos neuropsiquiátricos, que incluyen el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), el trastorno de pánico (EP), el trastorno de estrés postraumático (TEPT), el trastorno de ansiedad social (SAD) y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Estos trastornos relacionados con la ansiedad se asocian con una menor sensación de bienestar, tasas elevadas de desempleo y ruptura de relaciones, y un riesgo elevado de suicidio. Juntos, tienen una prevalencia de por vida muy significativa, la más alta de cualquier trastorno mental, y constituyen una inmensa carga social y económica.
Los tratamientos farmacológicos actualmente disponibles incluyen inhibidores de la recaptación de serotonina y la noradrenalina, benzodiazepinas y fármacos antidepresivos tricíclicos. Estos medicamentos se asocian con tasas de respuesta limitadas y síntomas residuales, particularmente en el TEPT, y los efectos adversos también pueden limitar la tolerabilidad. La carga sustancial de los trastornos relacionados con la ansiedad y las limitaciones de los tratamientos actuales otorgan una alta prioridad al desarrollo de nuevos tratamientos farmacéuticos.

CBD como alternativa
El cannabidiol (CBD), un componente del Cannabis Sativa, es una sustancia natural con amplio espectro farmacológico que en los últimos años ha atraído un interés creciente como tratamiento para una variedad de trastornos relacionados con el control del estrés. Las revisiones de la investigación realizada al respecto determinaron el potencial del CBD como tratamiento para los trastornos relacionados con la ansiedad, mediante la evaluación de la evidencia de estudios preclínicos, experimentales en humanos, clínicos y epidemiológicos. Se encontró que la evidencia preclínica existente respaldaba firmemente el CBD como tratamiento para el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad social, el trastorno obsesivo-compulsivo y el trastorno de estrés postraumático
Asimismo, la evidencia de estudios en humanos respalda un papel ansiolítico del CBD, pero actualmente se limita a la dosificación aguda, también con pocos estudios en poblaciones clínicas. En general, la evidencia actual indica que el CBD tiene un potencial considerable como tratamiento para múltiples trastornos de ansiedad, y es necesario realizar más estudios sobre los efectos crónicos y terapéuticos en poblaciones clínicas relevantes.
El cannabidiol (CBD) es un componente fitocannabinoide de Cannabis sativa que carece de los efectos psicoactivos del tetrahidrocannabinol (THC). El CBD tiene amplias propiedades terapéuticas en una variedad de trastornos neuropsiquiátricos, derivados de diversas acciones del sistema nervioso central. En los últimos años, el CBD ha atraído un interés creciente como posible tratamiento ansiolítico. Se han producido varias revisiones de los estudios realizados, con el fin de evaluar la evidencia de los estudios preclínicos, clínicos y epidemiológicos actuales relacionados con los riesgos y beneficios potenciales del CBD como tratamiento para los trastornos de estrés y ansiedad.

Perfil terapéutico y farmacológico general
Cannabis sativa, una especie del género Cannabis de plantas con flores, es una de las sustancias recreativas ilícitas más utilizadas en la cultura occidental. Los 2 principales componentes fitocannabinoides con actividad en el sistema nervioso central son el THC, responsable de los efectos eufóricos y que alteran la mente, y el CBD, que carece de estos efectos psicoactivos. Los estudios preclínicos y clínicos muestran que el CBD posee una amplia gama de propiedades terapéuticas, que incluyen propiedades antipsicóticas, analgésicas, neuroprotectoras, anticonvulsivas, antioxidantes, antiinflamatorias, antiartríticas y antineoplásicas. Una revisión de los posibles efectos secundarios en humanos encontró que el CBD se toleraba bien en un amplio rango de dosis, hasta 1500 mg / día (por vía oral), sin que se notificara una desaceleración psicomotora, efectos negativos del estado de ánimo o anomalías de los signos vitales.

Relevancia clínica
En general, la evidencia preclínica existente respalda firmemente el potencial del CBD como tratamiento para los trastornos de ansiedad. El CBD exhibe una amplia gama de acciones, relevantes para múltiples dominios de síntomas, que incluyen acciones ansiolíticas, panicolíticas y anticompulsivas, así como una disminución en la excitación autónoma, una disminución en la expresión condicionada del estrés y del miedo, una mejora de la extinción del estrés, y prevención de los efectos ansiogénicos a largo plazo del estrés.
Toda esta evidencia preclínica respalda el CBD sistémico como un tratamiento agudo de diversos trastornos relacionados con el estrés y la ansiedad (TAG, SAD, PD, TOC y PTSD), y sugiere que el CBD tiene la ventaja de no producir efectos ansiogénicos en dosis más altas, a diferencia de otros agentes. En particular, los resultados muestran potencial para el tratamiento de múltiples dominios de síntomas, incluida la reducción de la excitación y la evitación, la prevención de los efectos adversos a largo plazo del estrés, así como la mejora de la extinción y el bloqueo de la reconsolidación de los recuerdos de miedo persistentes.
La evidencia de estudios en humanos respalda firmemente el potencial del CBD como tratamiento para los trastornos de ansiedad: en dosis orales, el CBD reduce la ansiedad inducida experimentalmente en controles sanos, sin afectar los niveles de ansiedad iniciales, y reduce la ansiedad en pacientes con dolencias previas en este ámbito. Los hallazgos de las neuroimágenes proporcionan evidencia que respalda las conclusiones alcanzadas en las investigaciones previas.  

Conclusiones
La evidencia preclínica demuestra de manera concluyente la eficacia del CBD para reducir los comportamientos de ansiedad y estrés relevantes para múltiples trastornos, incluidos el TEPT, el TAG, la EP, el TOC y el TAS, con una notable falta de efectos ansiogénicos. Los hallazgos experimentales en humanos apoyan los hallazgos preclínicos y también sugieren una falta de efectos ansiogénicos, efectos sedantes mínimos y un excelente perfil de seguridad.