Home

Diario YA

Coaching para ejecutivos y equipos de alto rendimiento

El coaching para equipos, el coaching ejecutivo empresarial o el coaching personal, que lleva a cabo El Trampolín, la agencia de coaching y comunicación que trabaja para las empresas y asociaciones de más alto nivel de la Ciudad Condal y cuenta con psicólogos y una metodología propia.

Los grupos humanos que trabajan para lograr un mismo objetivo y tienen entre sus manos labores de responsabilidad tienen en el Executive coaching un método y un proceso cuya meta es lograr el máximo rendimiento profesional o el refuerzo de sus habilidades. Mucho se escucha hablar del coach en la última década, un anglicismo que proviene del verbo inglés, coach, entrenar, que va más allá de su propia etimología si se desarrolla adecuadamente.

Todas las empresas buscan convertir a su equipo de trabajo en uno de alto rendimiento y para ello es preciso revisar y renovar claves y modos de trabajar que pueden atascar la evolución del mismo. La mirada del coach es una mirada ajena a la empresa y puede advertir funcionamientos nocivos y erróneos que estos profesionales comunican con asertividad y empatía.

Es hora de cambiar y los que se someten a las sesiones de coaching deberán estar dispuestos a ello, pero el coaching de equipos es un proceso que busca sacar lo mejor del mismo, un proceso de entrenamiento y motivación cuyo objetivo es mejorar el rendimiento.

Los equipos que se someten al coaching en equipos mejoran su rendimiento

Para lograr el éxito de un grupo de trabajo es fundamental que todos trabajen en una dirección, algo que no siempre es fácil cuando intervienen e interactúan muchas personas y se ponen en juego susceptibilidades y otros factores humanos, de modo que se hace indispensable entrenar a este equipo del mismo modo que se hace con los equipos atléticos de alta competición, para que éste consiga fijar su objetivo de un modo firme.

Los equipos que se someten al coaching en equipos mejoran claramente su rendimiento y el aumento de la productividad va en beneficio de la empresa.

Para aumentar el potencial de los equipos de trabajo, los profesionales empiezan haciendo un diagnóstico de su estado a través de distintas herramientas que reflejan datos objetivos y contrastables. Los objetivos a alcanzar los determinará el propio grupo y este también será el que diseñará el plan para conseguirlos.

El coach o entrenador trabaja en un segundo plano, nunca de manera incisiva ni invasiva, sino tratando de reforzar las cualidades del equipo y lo mejor de cada una de las personas que lo forman.

Coaching ejecutivo o empresarial para profesionales dispuestos a mejorar

Hemos oído hablar mucho del coaching durante los últimos años y es posible que todos conozcamos a ejecutivos de empresas o a personas que tras someterse a unas cuantas sesiones, han mejorado mucho a nivel profesional o personal, aunque el coaching sigue siendo un gran desconocido.

Es preciso mencionar la necesidad de saber diferenciar entre un coach profesional de uno advenedizo, en un momento en que los últimos proliferan, aunque esto ocurre en el coach y en casi todos los ámbitos profesionales.

El coaching ejecutivo o empresarial es el que se encarga de los profesionales de alto rango que tienen entre sus manos tareas de gran responsabilidad o para aquellas personas que cuentan con un potencial, la de poder estar al mando de otras personas para alentarlas en su trabajo y dirigirlas.

Para las sesiones de coaching, estas personas deben de estar dispuestas a cambiar o mejor dicho, a mejorar. Puede que estén pasando por un momento en que son incapaces de resolver problemas que antes no les suponían ningún esfuerzo o se vean desbordados ante situaciones aparentemente de fácil solución y un coaching ejecutivo e incluso un coaching personal les venga bien.

Existen diversas metodologías empleadas por los coachings

Se hace difícil establecer la línea divisoria entre un coaching ejecutivo de un personal, porque el trabajo y la vida personal están íntimamente relacionados, pero los coachings saben establecer estos límites. Lo que sí está claro es que de las ventajas del coaching se benefician las personas tanto en el área personal como en la profesional.

Existen diversas metodologías empleadas por los coachings. Las hay directivas, en las que el coaching se implica dando su opinión y emitiendo juicios de valor y las hay no directivas en las que el coaching se  ocupa más de crear un ambiente adecuado que promueva que sean los miembros del equipo de trabajo los que lleguen a una conclusión por sí mismos.

Los europeos se inclinan más por la no directiva y optan por esta corriente humanista, mientras que los americanos prefieren la directiva pragmática, así como los sudamericanos, que llevan a cabo el coaching directivo ontológico.

Los coaches o entrenadores se comprometen con sus entrenados, independientemente de que se trate de un coach personal o ejecutivo y trazan un objetivo y el consiguiente plan, mientras tanto ellos van acudiendo a las citas para evaluar lo que está ocurriendo en cada fase, sesiones de donde los entrenados salen reforzados.

Es primordial que el entrenador tenga un conocimiento exhaustivo sobre el trabajo que el entrenado realiza y de ahí que se den coachings especializados en áreas de trabajo específicas. 

Coachings personales por necesidad o curiosidad

Para trabajar los aspectos personales, nada mejor que un coach sea un psicólogo, puesto que contará con las herramientas profesionales para este trabajo, será capaz de detectar patologías y de hacer una evaluación diagnóstica acertada sobre cada persona.

Los pasos a seguir durante el coaching se comprenden en la observación de nuevos puntos de vista, la toma de conciencia, que permitirá elegir libremente qué camino seguir; determinar objetivos, ya que los objetivos son básicos para contrastar los avances y saber dónde encaminarse; la actuación, una forma de hacer y de comportarse que sea continuada en el tiempo donde el coaching puede ayudar a dar soluciones cuando se presenten los obstáculos, y la medición, ir viendo de qué modo los entrenados se acercan o se distancian de los objetivos fijados.

Tantas veces los seres humanos nos encontramos en periodos de la vida en que nos es necesario dar un paso adelante o cambiar cosas de nuestro entorno pero no sabemos ni por donde empezar. También puede darse que sea la curiosidad, innata en cualquier persona la que nos lleve a realizar un coaching personal.

La agencia el Trampolín avala servicios de éxito para todo tipo de profesionales

El coaching es un profesional que acompaña a quién se somete a esta técnica psicológica en la que se trata de sacar lo mejor de cada persona y reforzarlo. Cada proceso es personalizado al cien por cien y consta de sesiones de 50 minutos de duración, tal y como se realizan en El Trampolín, la agencia de coaching y comunicación de Barcelona que goza de excelencia profesional y ha trabajado para grandes empresas y corporaciones de la Ciudad Condal.

La agencia cuenta con un servicio estrella, los cursos de oratoria, dirigidos a los que ya tienen habilidades para comunicar pero también a los que sienten terror a hablar en público, en los que también interviene la psicología, tan esencial para el coaching, donde las personas acuden para recuperar sueños perdidos, modificar hábitos o comportamientos que les hacen daño, gestionar mejor el tiempo, mejorar profesionalmente o a nivel humano, mejorar la relación con el dinero e incrementar los ingresos, conseguir objetivos, cambiar de vida o tomar decisiones importantes.

En un mundo en constante evolución, lo adecuado es que esta evolución también transcurra por las personas y para el coaching es preciso tener una voluntad de cambio o cuando menos de poner en duda algunas cosas de nosotros mismos, para luego poder reforzarse y en el ejercicio de crecer y evolucionar, innato al hecho de vivir en toda su plenitud.

El hecho de poder contar con profesionales que han tenido aciertos contrastados en su carrera profesional, como es el caso de los especialistas de El Trampolín es un garante que otorga la confianza tan primordial cuando se trata de este tipo de asuntos.

Sí, hemos oído a hablar mucho del coaching en esta última década, pero el día que el coaching le habla a uno, las cosas cambian por completo y para bien. Esta y otras opiniones son de ejecutivos de altas empresas que han pasado por El Trampolín para realizar sesiones de coaching ejecutivo y personal.