Home

Diario YA

Coleccionar: Una actividad que puede ayudar a los niños

Seguramente, todos de pequeños recordemos haber coleccionado algo. Es algo muy frecuente en niños, coleccionar cualquier tipo de cosa que sea de su agrado. Pero lo más curioso de todo es que coleccionar tiene una serie de beneficios que muy poca gente conoce. Así pues, veamos cuáles son esos beneficios que genera el hecho de coleccionar en las personas de corta edad.

Observaremos que los niños a la edad de 6 o 7 años suelen comenzar a tener interés por coleccionar algo, y es que precisamente por esto que empiezan a desarrollar su intelecto, así como sus conocimientos sobre clasificación y orden.

No obstante, este es sólo el principio de todos los beneficios que están por llegar. Las colecciones permiten a los niños, de igual modo, sociabilizar con el resto de niños, formando nuevos vínculos y manteniendo relaciones sociales a través del objeto que coleccionan. Esto les hará descubrir intereses en común con otros niños y mantener conversaciones sobre lo mismo.

Además de todo esto, los niños sentirán muchas emociones distintas, entre las que podemos destacar la que se siente cuando se consigue la pieza más preciada, esperada y buscada de la colección, esa que estuvieron buscando tanto tiempo. Todo esto significan beneficios para el desarrollo cognitivo y social de los niños.

De modo que, si seguimos investigando sobre los beneficios que tiene coleccionar, veremos que existen todavía muchos más, como por ejemplo estar entretenidos lejos de las pantallas y las tecnologías. Otro claro ejemplo es el fomento de la concentración del niño. El niño que colecciona se esmera en identificar qué quiere, cómo conseguirlo, cómo mantener cuidada su colección…

Asimismo, veremos que coleccionar aumenta las posibilidades de sociabilizar, y por ende desarrollan sus capacidades sociales. A través de la mediación con otros niños para intercambiar cromos, sellos o cualquier otro artículo que estén coleccionando. Veremos cómo son capaces de desenvolverse por sí sólos en diversas situaciones.

¿Qué pueden coleccionar los niños para gozar de estos aspectos positivos?

Pues bien, si queremos que los niños obtengan todos estos beneficios previamente mencionados, veremos que existen diferentes cosas, muy diversas, que pueden coleccionar. Vamos a ver algunas de las más curiosas a la vez que atractivas.

Veremos algunos ejemplos de lo más típico, como conchas marinas, juguetes antiguos, rocas, cromos, pegatinas, muñecas lol, fotografías…

En la lista de ideas para coleccionar también podremos encontrar, por ejemplo, llaves, de todos los tipos, tamaños y colores. Igualmente, se pueden coleccionar libros, monedas y billetes antiguos, de una gran variedad de países… Y por último podremos, también, coleccionar plumas, hojas o flores de todas las clases.

Finalmente, sólo queda por añadir que será decisión del niño, de sus gustos e intereses, escoger un objeto ideal para él que desee coleccionar durante algún tiempo de su infancia. Así pues, una muy buena idea puede ser guardar las colecciones, tengamos la edad que tengamos, ya que siempre es una gran sorpresa volver a encontrarla después de muchos años de vida.