Home

Diario YA

el ministro de trabajo, célebre por anunciar cosas que luego desmiente zapatero, vuelve a lanzarse a la piscina

Corbacho asegura que la crisis durará sólo dos meses más

Redacción Madrid. 25 de Octubre.

    El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró ayer que el aumento del paro es la "primera preocupación" del Gobierno, y añadió que el incremento del desempleo en el tercer trimestre, publicado ayer en la Encuesta de Población Activa (EPA), no le "sorprendió".

   Corbacho añadió que el Ejecutivo prevé que el desempleo "siga creciendo" en los próximos meses, hasta alcanzar una tasa de paro del 12,5% el próximo año.

   En declaraciones a los medios tras entrevistarse en Santiago con el titular de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, Corbacho mostró su preocupación por que el paro afecta ya a 2,6 millones de personas y por el repunte de la tasa de desempleo hasta del 11,3%, tasa que calificó de "suficientemente importante".

   De cara a los próximos meses, el ministro de Trabajo insistió en que "la tendencia será de crecimiento del empleo, pero más atenuadamente que en septiembre y octubre", periodo en el que tradicionalmente aumenta el desempleo.

   No obstante, también quiso realizar una lectura de otras cifras de la EPA, "sin quitarle importante al dato del incremento del paro", como que la población activa creció en 600.000 personas. "Los flujos migratorios crecen a tal ritmo que el mercado laboral no ha podido absorber una parte", indicó.

   El ministro de Trabajo "garantizó que ninguna persona dejará de cobrar" la prestación que le corresponda al estar en paro y añadió que "las políticas sociales" serán "la otra vía para construir una red", con el fin de que "nadie quede desamparado por el hecho de perder su puestos de trabajo".

   CRISIS "FINIQUITADA" EN DOS MESES

   Además, Celestino Corbacho aseguró ayer que "en dos meses debería estar finiquitada la crisis financiera", y añadió que, a partir de ese momento, empezará un "futuro de confianza". "Espero que estas previsiones se cumplan", añadió.

   El ministro afirmó que "la crisis financiera se debe acabar y pronto", y esperó que "los bancos empiecen a tener confianza para otorgar el crédito".

   El máximo responsable de Trabajo indicó que "dinero hay", pues cada día entran millones en el Banco Central Europeo, "pero van a depósitos y no a créditos", lamentó.

Etiquetas:crisistrabajo