Home

Diario YA

 

Syndicate contentRSS
editorial

Editorial

El PP necesita un proyecto de gestión del cambio de las expectativas del pueblo español. Igual que las organizaciones no siempre están bien preparadas para adaptarse a nuevas condiciones y realizar cambios de manera ágil, lo mismo pasa en las sociedades. No es fácil asumir psicológicamente el cambio de una sociedad de consumo y de bienestar a una sociedad de crisis y de recortes, de desempleo y de recesión. ¿Cómo adaptarnos a lo nuevo? El cambio debe ser lo menos traumático posible. Modificar los hábitos de la gente no es fácil, pero hay que tenerlo en cuenta a lo largo de la implementación de un proyecto.

En una medida para sobrevivir, el Gobierno de Mariano Rajoy ha adoptado una  solución empresarial enfocada casi exclusivamente en el recorte de costos y abandonando la inversión en innovación y sobretodo no prestando atención al aspecto psicológico de la sociedad española para que sea capaz de aceptar primero e involucrarse después en la gestión del cambio que propone el Gobierno del PP. Es decir, aunque la acción legislativa presentada por el Gobierno en los últimos meses sea buena y necesaria dado que las arcas están vacías, ¿estamos mentalmente preparados para afrontar los enormes cambios que tenemos que realizar durante los próximos diez años? Tendremos que gestionar la diversidad dentro de la unidad de los españoles.
 
Lo fundamental se aparta y le va a causar a nuestro Presidente no pocos quebraderos de cabeza como no sea capaz de manejarlo a tiempo. Manifestaciones, quejas y protestas de una sociedad que no entiende. Y es que, efectivamente, la buena preparación y administración de los cambios son fundamentales para el éxito de una organización, como lo son para las personas que integran un país.
 
La sociedad española necesita que se le comuniquen las cosas con claridad y sencillez. Tener conciencia de lo que pasa y formarla en lo que no conozca. Es necesario mostrarle los beneficios que puede conseguir con los recortes. Saber adónde vamos y porqué. Involucrar a todos en el proceso. Y, no menos importante, motivar e ilusionar a una sociedad que en estos momentos está deprimida por los últimos acontecimientos.
 
Prestar atención a cómo motivar a las muchas personas que están en el paro. Y a los que temen perder su puesto de trabajo en cualquier momento. También a los empresarios que han tenido que cerrar. 
 
Señor Rajoy, háganos creer en su proyecto. Conecte con la sociedad española. Se está perdiendo cada día la ilusión.Un pueblo unido, concienciado y decidido es capaz de salir mucho antes de la crisis.

 

Etiquetas:La Gestión del Cambio en la sociedad española