Home

Diario YA


 

Editorial: "Delincuencia y dejadez"

La asfixiante crisis económica y el penoso escenario político de nuestra amada España quizá no nos dejen ver a veces, con la suficiente claridad, el panorama social que tenemos justo delante de nuestras narices. Los incidentes acaecidos en las últimas horas en Roquetas del Mar (donde un senegalés de 28 años fue asesinado de una cuchillada) no son, en absoluto, un episodio aislado. El crimen fue acompañado de gravísimos disturbios, con quema de viviendas y vehículos, y varios agentes heridos. Los protagonistas de los altercados eran todos inmigrantes de origen subsahariano.

Por muy políticamente incorrecto que resulte, y a sabiendas de que algunos que lean estas líneas tomarán el rábano por las hojas, lo cierto es que la inmigración ilegal en España supone un gravísimo problema para la sociedad. Hay miles de personas de otros países que, ahora ya sin trabajo por el aumento del paro y la crisis de la construcción, se agrupan en "guetos" cuyas ocupaciones principales son la holgazanería, el consumo de alcohol, el gamberrismo y la delincuencia.

Las autoridades políticas, que como siempre van muy por detrás de la realidad social, creen que la no intervención es la solución más fácil y menos arriesgada. También en esto se equivocan. La paz social es un valor muy superior a ese camelo que algunos cursis llaman "libertad" y que no es otra cosa que un lamentable libertinaje.

Señores gobernantes de España y de las distintas comunidades y ayuntamientos: tomen medidas. Saquen la policía a la calle, transmitan seguridad a los ciudadanos. Envíen a sus antidisturbios, que para eso están, a las zonas conflictivas de las grandes y pequeñas ciudades. Exijan a sus policías municipales que pidan la documentación a toda persona sospechosa de estar traficando con drogas o promoviendo el delito.

Este diario digital no se va a callar. No tenemos la menor intención de ser políticamente correctos. Lo que nos importa es la tranquilidad de la gente de bien.

Lunes, 8 de Septiembre de 2008.

Etiquetas:editorial