Home

Diario YA

En solo 5 años se duplica la población venezolana en España

https://pixabay.com/photos/caracas-venezuela-barriada-479685/

La crisis social, económica y política que está atravesando Venezuela es uno de los temas de actualidad en nuestro país. Constantemente los medios de comunicación publican medidas del gobierno de Nicolás Maduro para tratar de poner freno a una situación cada vez más complicada en el país sudamericano. El actual presidente venezolano se puso a los mandos del país después de la muerte de Hugo Chávez en 2013, pero después de 6 años encadenando decisiones políticas y sociales cuestionables, hay un dato claro: desde ese año el número de inmigrantes venezolanos que llegan a España no ha dejado de crecer.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) desde el 2013 hasta el 2018 llegaron a España casi 100.000 venezolanos. De hecho solo entre el 2017 y el 2018 hubo un aumento del 22% de la comunidad venezolana en nuestro país. Este detalle toma más relevancia al tener en cuenta que si hace unos años la población venezolana no se encontraba entre las 10 más numerosas en España, en la actualidad se sitúa en sexta posición (superando incluso a la comunidad británica que pasa a la séptima posición).

Aunque cada inmigrante tiene sus propios motivos para cambiar su residencia de Venezuela a España, no es ningún secreto que la mayoría de estas personas vienen escapando de una situación que se está volviendo insostenible en la patria de Simón Bolívar. La escasez de alimentos, productos de higiene, recambios y medicinas, entre otros artículos, comenzó a ser más que evidente en el 2015 y desde entonces la situación en vez de mejorar ha ido a peor.

El gobierno de Nicolás Maduro ha aumentando los sueldos en innumerables ocasiones, ha firmado nuevos convenios con sus dos socios más importantes (China y Rusia), ha seguido contando con el apoyo de países afines a su ideología (como Cuba y Nicaragua), ha cambiado la denominación de sus billetes, ha regulado los precios de productos básicos, ha tratado de evitar la fuga de capitales, etc. Pero todo esto no ha sido suficiente para evitar el éxodo de su población que no para de hacer envíos a Venezuela para tratar de ayudar a familiares y amigos que no quieren o no han podido salir del país.

Los más de 250.000 venezolanos, entre nacidos, residentes y nacionalizados, que viven en nuestro país viven la situación de Venezuela desde la lejanía con la esperanza de que la comunidad internacional se muestre más contundente en un futuro cercano ya que el día a día en Caracas, Valencia, Barquisimeto o cualquier ciudad venezolana cada vez está más complicado.

¿Volverá a aumentar la comunidad venezolana en el 2019?

A día de hoy ésta es la situación más probable. A principios de este año el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, se autoproclamó presidente encargado del país caribeño y enseguida Estados Unidos y muchos países de todo el mundo, entre ellos España, dieron su apoyo a Guaidó con la esperanza de que se pudieran celebrar unas elecciones generales justas y transparentes en fechas próximas.

Sin embargo esto no ha sucedido todavía. El gobierno de Maduro y la cúpula militar actual están convencidos que pueden revertir la grave situación de manera independiente y sin la ayuda internacional. Esto no convence a decenas de venezolanos que cada día llegan a nuestro país buscando una vida mejor. Incluso la familia del opositor Leopoldo López (que se encuentra en la embajada española de Caracas) ha llegado hace unas semanas a España.

Las personas que quieran poner su granito de arena para ayudar a una población que no está pasando su mejor momento pueden enviar alimentos a Venezuela ya que existe una gran falta de productos que no se producen en el país y se tienen que importar a cantidades desorbitadas si tenemos en cuenta el precio del dólar paralelo; una divisa no oficial pero que usan muchos venezolanos en sus compras diarias. Aunque esta acción no provocará ningún cambio político, es una manera de apoyar a la comunidad venezolana, tanto la que se encuentra viviendo entre nosotros como la que está tratando de sobrevivir día a día en uno de los países más ricos del mundo si tenemos en cuenta sus reservas de petróleo.