Home

Diario YA

Eslovenia se orienta hacia Visegrado

José Luis Orella.
Las elecciones generales de la pequeña Eslovenia, dos millones de habitantes, revelan la incertidumbre que se ha apoderado de los europeos. El benjamín de los pueblos eslavos y patria de la primera dama estadounidense, presenta un renovado, pero fragmentado parlamento. Janez Jansa del SDS, perteneciente al Grupo Popular, pero partícipe de “la Europa de las Patrias”, que obtuvo el apoyo del magiar Viktor Orban ha conseguido la primera posición con el 25 % de los votos y 25 escaños de los 90 totales. Sin embargo, tiene en su contra a liberales e izquierdistas que intentarán conformar una amplia coalición para evitar que el grupo de Visegrado siga aumentando su fuerza, agregando países centroeuropeos. El cómico Marjan Sarec, con el 12,66 % ha obtenido 13 escaños y se vislumbra como el rostro visible de la coalición “merkeliana”. A este se le sumarían los socialistas de Dejan Zidan, que con el 9,92 % y 10 escaños se sumarían a su posible pacto de gobierno. También el derrotado Miror Cerar, cuya lista obtuvo 9,65 % y otros 10 escaños, pero perdiendo 26 diputados, es el gran derrotado de la jornada y el que se definió claramente como el representante de la política de la Unión Europea. Otro de los beneficiarios del desplome son los comunistas de Izquierda Unida de Luka Mesec, que se han aupado al 9,29 % con y que con sus 9 escaños pueden ser decisivos para que el showman Sarec pueda ser primer ministro. Su ascenso en 6 diputados les ha dado una recobrada influencia. Otro segmento a contar son las pequeñas formaciones, como la de Alenka Bratusek, que cuenta con 5 escaños, representativos de su 5,12 %. De perfil técnico, por su formación de experta en política presupuestaria, con experiencia como primer ministro, liderando un gobierno multicolor.

Janez Jansa desde su condición de minoría mayoritaria tendrá que abrir contactos con Karl Erjavec, presidente del Partido de los Jubilados DESUS, que cuenta con el 4,9 % y 5 escaños, aunque perdió en esta ocasión la mitad de su fuerza electoral. Es un hombre de pasado democristiano, luchador contra la corrupción, y que ha utilizado su última formación como partido bisagra en ejecutivos de centro derecha y centroizquierda. Con el candidato Jansa, ha sido ministro de Defensa y de AAEE, siendo su experiencia buena con respecto a los ejecutivos de izquierda. El socio seguro, porque ha confirmado su apoyo, sería el Nueva Eslovenia de Matej Tonin, quien con el 7,13 % y 7 diputados, asciende en dos, con respeto a su último resultado. Es una formación heredera del antiguo Partido Popular Esloveno de herencia democristiana. El siguiente que ha prometido su apoyo es el radical SNS de Smago Jelincic, que ha regresado al parlamento al obtener 4,20% y 4 escaños.

Los resultados revelan claramente que el pequeño país alpino, que vive del turismo y necesita una estabilidad social y política, ve en la inmigración, es la puerta balcánica hacia Centroeuropa, un peligro grave de pérdida de identidad. El nuevo gobierno austriaco y el magiar ha reforzado sus políticas fronterizas, por lo que el flujo inmigratorio quedaría estancado en una Eslovenia pobre demográficamente y que no quiere convertirse en país limítrofe junto a Croacia de la UE. Sin embargo, las formaciones proclives a un reforzamiento de la frontera, como es el caso de Jansa, lo tiene muy difícil, ante la concentración de apoyos liberales e izquierdistas que pueden conformar un ejecutivo compuesto múltiples siglas y obediente a la orientación de Angela Merkel.
 

Etiquetas:EsloveniaOrella