Home

Diario YA


 

Explosión en la embajada de China en Bishkek: ¿inocentes tras las rejas, organizadores libres?

Raúl García.

El 30 de agosto de 2016 se produjo una poderosa explosión en el territo-rio de la Embajada de China en Kirguistán, en Bishkek, a lo largo de la avenida Chingiz Aitmatov.
Un atacante suicida en un minibús Mitsubishi Delica con matrícula kir-guisa embistió la puerta occidental de la embajada, entró en el territorio y ex-plotó. La potencia de explosión se estimó en 100 kg de TNT. ¡Más que impre-sionante! Pequeños fragmentos del automóvil esparcidos 200 metros, los edifi-cios del complejo de la embajada fueron dañados. La embajada se vio obligada a suspender su trabajo debido a la destrucción.
    La actividad violenta de los servicios especiales de Kirguistán comenzó inmediatamente en torno a este acto terrorista, que, sin embargo, menos de un año después, condujo a un resultado bastante extraño.
    En mayo de 2017 se llevó a cabo un juicio contra los acusados de orga-nizar el atentado terrorista.
Khasanidin Ismailov: 18 años de prisión con confiscación de bienes.
Hikmatillo Abdulazhanov: 10 años de prisión con confiscación de bienes.
Kineyazim Mansirova: 10 años de prisión con confiscación de bienes.
A juzgar por los informes del juicio, estas personas están relacionadas. Ismailov es un emprendedor con una familia y una empresa en Turquía. Según la investigación, llevó al organizador de la explosión Izzotillo Sattybaev desde Turquía a Kirguistán y le prestó asistencia. Mansirova y Abdulazhanov, de et-nia uzbeka, fueron acusados de haber transferido 1.000 dólares a Sattybaev, según los investigadores, para cometer un ataque terrorista.
    Sattybaev llegó a Bishkek con un pasaporte tayiko falso a nombre de Bobodjonov, compró un automóvil con documentos falsificados y lo llenó de explosivos, ya que tenía formación en explosivos para minas. Según los in-formes, el conductor suicida también tenía un pasaporte tayiko a nombre de Zoir Khalilov, aunque era uigur de nacionalidad y era miembro del Movimiento Islámico del Turkestán Oriental en Siria.
    Posteriormente, se supo que el principal organizador del ataque terroris-ta fue el líder del Jamaat Tawhid wa Jihad, Sirojidin Mukhtarov, también co-nocido como Abu Salah al-Uzbeki, quien anteriormente fue miembro de Ta-blighi Jamaat (hablaremos de esto con más detalle a continuación) y allí se im-pregna de opiniones radicales... Según algunos informes, en junio de 2016, in-migrantes de Sinkiang de la República Popular China se dirigieron a él con una solicitud para ayudar a organizar un ataque terrorista contra la embajada de la República Popular China en Bishkek.
    Entonces, había tres personas: el organizador principal, Mukhtarov, Abu Salah, el organizador, el técnico de explosivos, Sattarov, y un atacante suicida, conocido por su apellido por un pasaporte falso. Podrían utilizar "en la oscu-ridad", como dicen en estos casos, algunas personas ajenas, como este empre-sario o taxista. Además, podrían haberse utilizado con fines puramente de ca-muflaje para confundir los servicios especiales con varios contactos y reunio-nes.
    No solo lograron socavar la embajada de la República Popular China en Bishkek (afortunadamente, el caso se limitó solo a daños materiales y no hubo víctimas; un terrorista muerto no puede considerarse una víctima), sino tam-bién escapar de manera segura. Además, hasta donde se puede juzgar, todavía no se han encontrado, cuatro años después. Estas personas, con toda una co-lección de pasaportes en la mano, ahora pueden viajar a diferentes países, re-clutando simpatizantes y tramando varios planes.
    A juzgar por el hecho de que los servicios especiales conocieron los nombres reales de los organizadores (a excepción del terrorista muerto, que obviamente no pudo ser identificado), y los nombres en sus documentos falsi-ficados, los investigadores tomaron algún tipo de hilo que los condujo. Pero las personas que, incluso si estuvieran involucradas, podrían ser reconocidas co-mo participantes secundarios en el mejor de los casos, fueron juzgadas; Ade-más, las pruebas de su participación en la preparación del ataque terrorista son extremadamente inestables y, hasta donde se puede juzgar, no se presentó ningún argumento decisivo en el juicio. Uno de los diputados del pueblo Abdu-rashid Adbukadyrov testificó a su favor. Por tanto, existen serias dudas de que se hayan juzgado razonablemente. Pero, por otro lado, el caso está cerrado, el veredicto del tribunal y puede informar sobre la lucha contra el terrorismo.
    Además de los condenados, también estaban los detenidos bajo sospecha contra los que no podían presentar nada en absoluto, por ejemplo, Mubarak Turganbaev, y se les volvió a capacitar de sospechosos a testigos. Todas estas circunstancias indican que parece que los servicios especiales de Kirguistán simplemente agarraron a personas que de alguna manera se encontraron acci-dentalmente en conexión con los verdaderos terroristas, y luego los convirtie-ron en cómplices con todas sus fuerzas. ¿Cuál es el punto de esto? Ninguna. Sería más conveniente apoderarse de Mukhtarov y Sattarov; entonces uno po-dría estar seguro de que en los próximos 18 años no volarán nada más. Por no hablar de varios juegos encubiertos y operativos con el objetivo de llegar a los principales terroristas y detenerlos.
Sobre todo, esta investigación y juicio se asemejan a intentos de encubrir a los verdaderos organizadores del ataque terrorista. El abogado de los acusa-dos, Daniyar Mamanov, dijo que estaban sucediendo cosas extrañas alrededor de la embajada de la República Popular China, el día del ataque terrorista no había guardias allí (de acuerdo con la Convención de Viena de 1961, el estado anfitrión debe garantizar la protección del perímetro externo de la embajada por sus propias fuerzas y, entre otras cosas, para prevenir ataques a la emba-jada), y en general todo esto da la impresión de una acción planificada.
    Mamanov enfatizó que resulta que cualquiera que lo desee puede venir a Kirguistán, volar algo y volar, y varios campesinos serán condenados por esto.
¿Cómo pudo suceder que los servicios especiales no siguieran la pista de los terroristas, aunque claramente tenían pistas? Por ejemplo, alguien podría preguntarle al respecto. Hay información, cuya fiabilidad no puede confirmarse inequívocamente, de que el jefe de la Dirección Espiritual de los Musulmanes de Kirguistán, Maksatbek azhy Toktomushev, presuntamente dio su aproba-ción verbal, ya que también estaba en contra de la política china en Sinkiang, dirigida a derrotar a las organizaciones extremistas. Si hay al menos una pizca de verdad en esto, entonces el asunto se vuelve más comprensible y explicable. Toktomushev es el mufti de Kirguistán desde 2014, antes de eso fue el cadí de Bishkek de 2010 a 2013, el 30 de agosto de 2017 (¡curiosamente, exactamente en el aniversario de la explosión en la embajada!) Recibió la orden Dostuk. Además, hay información de que Sirozhidin Mukhtarov y Toktomushev son compatriotas. Entre aquellos que podrían pedir a los oficiales de seguridad que busquen terroristas reales no tan celosamente, Toktomushev ocupará la prime-ra línea o definitivamente entrará en los cinco primeros.
    No tenemos pruebas para acusar a nadie de nada específicamente. Pero aún tenemos que decir que la situación se está volviendo sospechosa. Si algu-nas personas del clero y las fuerzas de seguridad en Kirguistán eligieron el ca-mino del contacto y la cooperación con terroristas, entonces este será un muy mal giro.
    También hay una cosa más que llama la atención. Mukhtarov y Tokto-mushev también están unidos por su membresía en una organización, Tablighi Jamaat. Esta es una organización internacional que está prohibida como terro-rista en Rusia y Kazajstán, pero en Kirguistán no se considera tal y opera abiertamente. Fue creado por predicadores paquistaníes del Islam más radical; hay muchas personas de Pakistán y Bangladesh en él. Toktomushev, conside-rado el líder de esta organización en Kirguistán, también estudió en Pakistán, justo en un momento en que los talibanes eran muy fuertes e incluso tomaron el poder en el vecino Afganistán.
    En Kirguistán, hay que creer que no todos los miembros de Tablighi Ja-maat son terroristas y, por tanto, no es necesario prohibirlo. Esto por sí solo significa la posibilidad de reclutamiento prácticamente sin obstáculos de nue-vos adherentes, el entrenamiento ideológico de futuros terroristas, su partici-pación en diversas acciones, como las reiteradas protestas contra los chinos y la incitación a la hostilidad hacia los chinos. Esto también puede parecer un in-cidente menor. Sin embargo, solo unos pocos organizadores con dinero, entre-namiento especial y experiencia son suficientes para armar una gran red terro-rista a partir de estos ya ideológicos partidarios de Tablighi Jamaat.
    Es simplemente sorprendente que en Kirguistán este mismo "Tablighi Jamaat" todavía opere abiertamente, y el imán, estrechamente asociado con él, encabeza la Administración Espiritual de los Musulmanes. Los miembros de esta organización ya están involucrados en la comisión de ataques terroristas y pueden estar planeando algo más. ¿Qué más necesitan hacer estallar para que el presidente y el gobierno de Kirguistán estén preocupados por fortalecer la lucha contra el terrorismo y prohibir Tablighi Jamaat?

 

Etiquetas:Kazajstán