Home

Diario YA

Fernando Martín pone su cargo al mando del G-14 en manos del "lobby" inmobiliario

El presidente y primer accionista de Martinsa-Fadesa ha puesto a disposición del G-14 el cargo de presidente que ejerce en este grupo que aglutina a las trece principales inmobiliarias del país, confirmaron hoy a Europa Press en fuentes del sector.

   El 'lobby' de las primeras empresas del sector estudiará la propuesta de Martín en la próxima reunión ordinaria de todos los presidentes de las empresas que lo componen, prevista para esta semana. El encuentro tiene como primer objetivo analizar la situación de atraviesa el sector.

   Colonial, Chamartín, Fadesa, Metrovacesa, Nozar, Rayet, Realia, Restaura, Reyal Urbis, Vallehermoso, Renta Corporación, Hercesa y Parquesol constituyeron en octubre del pasado año este grupo, al que bautizaron G-14 Inmobiliarias por la Excelencia, con el fin de desarrollar "acuerdos y medidas que redunden en defensa de su actividad", ante la crisis que entonces comenzaba a aflorar en el sector. Entonces nombraron presidente a Fernando Martín.

   Según sus estatutos, el objeto social del grupo es "la representación, promoción y defensa de los intereses profesionales tanto de las entidades inmobiliarias españolas cotizadas como de las no cotizadas que desarrollen una actividad significativa en el ámbito nacional e internacional, a fin de impulsar todo tipo de iniciativas técnicas, comerciales o de marketing que sirvan para favorecer la excelencia en la actividad inmobiliaria de sus socios".

   Así, uno de los principales objetivos que se marcaron desde el principio fue explicar las "excelencias del sector e incrementar la confianza en el mercado inmobiliario tanto de los particulares como de los grandes fondos de inversión internacionales".

Los responsables de Recursos Humanos de la inmobiliaria que controla y preside Fernando Martín cuantificaron a los representantes de los trabajadores la dimensión el ajuste de plantilla previsto en la empresa para adaptarla a las nuevas condiciones del mercado en una reunión celebrada en la mañana de hoy en Madrid.

   Martinsa-Fadesa trabajaba en este ajuste desde hace meses, pero finalmente su concreción coincide en la misma jornada en que la inmobiliaria ha presentado concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos).

   La suspensión se acordó ayer lunes en la reunión del consejo de la inmobiliaria, después de que la empresa constatara sus "graves" dificultades de liquidez ante la imposibilidad de obtener un crédito de 150 millones de euros. La inmobiliaria necesitaba este préstamo para cumplir las condiciones del contrato de refinanciación suscrito en mayo.

   Martinsa-Fadesa soporta actualmente una deuda de unos 5.100 millones de euros, pero asegura contar con un patrimonio inmobiliario valorado en unos 10.800 millones de euros.

   La reunión entre empresa y sindicatos se reanudará durante la tarde y en ella los representantes sindicales esperan obtener detalles sobre el ERE, como son la distribución geográfica de los empleados afectados y la compensación económica que se les ofrece.

 

Etiquetas:martinsa-fadesa