Home

Diario YA

Internet para cuidar de la salud

Cada vez más usuarios de internet cometen un error que debe evaluarse con sincera crítica, y es que al saber que encontramos toda la información que necesitamos entre sus páginas, también actuamos como médicos de nosotros mismos, automedicándonos, y arriesgando nuestra salud si la fuente de información a la que accedemos no es de fiar.
Se estima que cerca del 60 % de los internautas, con edades comprendidas entre los 16 y los 74 años, accede a la información relacionada con el cuidado de la salud que ofrece internet y actúa en consecuencia. Las búsquedas más frecuentes son las relacionadas con la nutrición y el estilo de vida saludable, les siguen aquellas que tienen que ver con enfermedades que les han sido diagnosticadas a uno mismo o a alguien del entorno, o aquellos síntomas que estamos sintiendo y queremos saber qué nos pasa.
El usuario debe establecer bien los parámetros de su búsqueda y encontrar las webs que son de referencia en el sector de la salud por el que se interesa. Es de vital importancia conocer los comentarios de los usuarios, si estos son positivos o negativos, tanto de aquellas webs que ofrecen información como de las tiendas online desde las que se venden productos para la salud, y por último, reconocer como verdaderos profesionales del sector a los que están detrás del site, quienes realizan los contenidos y ofrecen sus servicios y productos.
Un caso que podemos tomar como referencia es la página web de Janine Benoit, un laboratorio que ofrece online los mejores productos para tu salud y bienestar, todo lo que necesitas para el cuidado de tu piel, para articulaciones y músculos, y para la salud en general con las marcas número uno de complementos alimenticios y cremas de excelente calidad, una tienda online de las que podemos considerar de calidad y que ofrecen la garantía necesaria para confiar en sus productos y consejos.

Cómo asegurarnos de que la página es fiable
Para empezar, debemos evitar a toda costa el denominado factor de Cibercondria, que no es otra cosa que un estado de angustia y preocupación debido a la búsqueda excesiva y repetida del mal que le aqueja. Debemos ser conscientes en todo momento de que la información que buscamos no está manipulada y no está direccionada para la venta de algún producto o marca comercial específicamente.
Es cierto que existe una sobre excitación en los contenidos de la mayoría de las páginas webs, pues parece que esto resulta ser una técnica bastante eficaz para encauzar una venta, más aún cuando está relacionada con la salud. Por tanto, debemos cuidarnos de las páginas webs que buscan exaltar este sentimiento de miedo o de inseguridad y buscar aquellas otras con una información más profesional y directa, sin oscuras intenciones.
La información que se vierte en la página web del Centro de Psicología Aquiles en Vecindario, la ciudad ubicada en la provincia de Las Palmas, es un claro ejemplo de claridad y profesionalidad. Los psicólogos en Vecindario que se anuncian en esta web solucionan eficazmente los problemas de ansiedad, autoestima y problemas sexuales, como bien indica su site, y es que la psicóloga en Vecindario Naira León Acosta, que es a su vez la directora de este centro, acumula innumerables críticas y comentarios positivos sobre su trabajo y los éxitos cosechados con sus muchos clientes.
 Además de la información directa y fiable y la acumulación de comentarios positivos, una web de salud debe ofrecer una constante actualización de la información que ofrece, que esta información, como ya hemos comentado, esté avalada por un verdadero profesional, y que quede claro desde un principio cuál es la finalidad de esta información (vender, informar, consultas…). Una web, para que sea fiable, debe de facilitar al lector los datos, estudios científicos, estadísticas… que avalen la información que ofrece.

Webs específicas para males concretos
Posiblemente, en cuestiones de salud y páginas webs, las más confiables sean aquellas cuya información o temática gira en torno a un único punto: buscar una solución eficaz a un mal concreto. Ejemplo de esto es la web de Telemedical, la página que se enfoca en tratar la protección de las radiaciones electromagnéticas, un problema desconocido por muchos, pero cada vez con más impacto en la sociedad.
Para quien no lo sepa, decir que las radiaciones electromagnéticas son ondas que no requieren de ningún medio material para conseguir su propagación, las más comunes son la luz visible, las ondas de radio, televisión y las de telefonía, cada vez más comunes. Estas ondas se propagan mediante la oscilación de campos eléctricos y magnéticos.
Son sobre todo las ondas que se emiten desde los aparatos móviles las que más preocupación causan al ámbito científico y de la salud, y desde Telemedical se han propuesto ofrecer toda la información posible para conseguir una protección eficaz contra estas radiaciones, que son especialmente dañinas en mujeres embarazadas y niños.
Eminencias como Martin Pall, profesor de Bioquímica y Ciencias Médicas básicas en la Universidad de Washington y experto en enfermedades medioambientales, ha sido el último en alzar la voz advirtiendo de los peligros que conlleva una excesiva exposición a las radiaciones electromagnéticas que los aparatos más recientes, como las antenas wifi, líneas eléctricas y los móviles, pueden estar produciendo.
Es el origen de enfermedades emergentes inexplicables las que están apuntando a una posible causa en estos aparatos. Según este científico, que viene a apoyar la alarma creada por otros expertos de diferentes ramas científicas, la emisión incontrolada de radiaciones electromagnéticas será uno de los mayores problemas de salud para las siguientes generaciones.
Para combatir estos posibles efectos biológicos que producen estas emisiones a medio y largo plazo, Telemedical ofrece la aparatología necesaria para protegernos a nosotros y a nuestras familias con el blindaje necesario para evitar caer en alguna de las patologías que se les atribuye, y pueden ser tanto térmicos como atérmicos.
Se estima que entre un 5 y un 10 % de la población es electrosensible, que serían los más afectados por estas radiaciones, aquejándose de fuertes dolores de cabeza, insomnio, depresión, irritabilidad, o un posible aumento en el riesgo de contraer algún tipo de cancer.