Home

Diario YA

Jamón de cebo ibérico: una manera de deleitar a todos los paladares

El jamón es parte fundamental de la gastronomía española, la gran variedad de exquisiteces ha hecho que este embutido se convierta en el favorito de los hogares y de los restaurantes de alta cocina.

Sin embargo, no todos los jamones son de la mejor calidad, por lo que es importante aprender a elegir un buen jamón para degustar en compañía de amigos y familiares, y así complacer el paladar de todos los comensales. Entérate de las cualidades del jamón de cebo ibérico para que no falte en la mesa un embutido que les encante a todos.

Peculiaridades del jamón de cebo ibérico
El jamón de cebo ibérico es sometido a un proceso de curación de dos años aproximadamente, que garantiza su aroma y sabor intenso lleno de gusto. Lo que lo diferencia del jamón ibérico de bellota, es que estos cerdos son alimentados a base de piensos y legumbres. En el momento de realizar la compra, para que estés seguro de que te encuentras frente a un producto de calidad, debes fijarte en que contenga una etiqueta blanca con toda la información de su procedencia y proceso de curación.
Para acompañar y disfrutar de este exquisito embutido, es preferible elegir panes que no tengan un gusto particular y bebidas poco invasivas. Ciertamente, una de las bebidas más populares para acompañar un jamón suele ser el vino, pero en este caso, si lo que quieres es disfrutar del gusto propio del embutido, el vino tinto puede mitigar y cambiar el gusto del jamón.
Sin embargo, no existe la manera “correcta” de comer este jamón; será delicioso en cualquiera de sus presentaciones. Es una elección de quien lo consume si desea optar por comerlo solo o si se arriesga por hacer alguna combinación con otras cosas. Lo importante es que, al estar presente frente a un producto de calidad, llamará la atención de todos los invitados y querrán comerlo hasta que se termine.

Recomendaciones para disfrutar de su degustación
Para poder disfrutar de todas las propiedades de este jamón, lo más recomendable es mantenerlo en un ambiente fresco y seco. Si se compra la pieza completa se aconseja tenerlo colgado si no se va a consumir inmediatamente. Es un jamón que se disfruta más si se come a temperatura ambiente y en finas lonchas, de esta manera se podrá apreciar mejor su sabor y su aroma. Una vez abierto, lo ideal es evitar que la carne quede expuesta al aire para que no se pierdan las propiedades, por lo que es recomendado cubrir la carne del jamón con una capa de su propia grasa, o con algún material que lo mantenga lo más hermético posible. Estas recomendaciones asegurarán un gran disfrute para ti y para tus comensales en el momento de deleitar el jamón.

Ideal para acompañar la mesa en ocasiones especiales
Cuando se acerca la navidad o algún evento especial en el que tendrás la casa llena de amigos y familiares, lo ideal es comprar la pata y realizar los cortes con cuchillo de la manera apropiada para disfrutar de todas las propiedades del jamón. Preparar la mesa con este embutido hará sentir especial a cada uno de tus invitados, en la que podrán disfrutar de uno de los mejores gustos de la gastronomía española.
En cambio, si estás buscando una porción pequeña para una cena romántica, o con pocas personas, es preferible comprar las lonchas ya cortadas, porque todo el secreto está en consumir el jamón en el menor tiempo posible una vez que ha sido cortado. De lo contrario, el gusto sutil se irá perdiendo y ya no será posible disfrutar de la delicadeza de su aroma y sabor.
Organizar un evento en el que todos van dispuestos a degustar lo que tienes para ofrecer, es uno de los retos más grandes que se afronta en la vida social. Optar por un jamón de cebo ibérico con la garantía de su procedencia permitirá que puedas estar seguro de que todos disfrutarán a la hora de degustarlo.