Home

Diario YA


 

La Biblia - Lectio Divina ( I ) : Por qué estudiarla

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. Delegado en Levante de Diplomacia S.XXI.
Para poder mostrar el motivo por el que inicio esta serie de artículos, de número indefinido y que, Dios mediante, será extenso pues la necesidad lo impone, he de hacer referencia a la petición que venían haciéndome amigos y lectores de este Diario que conocen mi especialidad teológica: La Exégesis de la Sagrada Escritura.
En dicha petición me interpelaban a escribir una colección de artículos relativos a la Biblia que permitiesen conocerla, apreciarla y llegar a amarla como Palabra de Dios, y enseñanza procedente de Él que es, es decir: como Lectio Divina.
Hasta este momento mi respuesta había sido que en mis artículos hago referencias frecuentes a la Biblia, muestro su valor como consejera, maestra y guía, y que cuando la ocasión lo indicaba, o como aconsejaba el Apóstol Pablo a Timoteo " en tiempo favorable y desfavorable habla de estas cosas ", yo hablo de sus palabras y promesas de futuro de Vida Eterna.
Durante estos casi dos años me he estado dedicando a investigar el uso y enseñanza de la Sagrada Escritura en el seno de la Iglesia, y de manera más especial en los lugares que desde hace siglos han sido los garantes de su estudio y difusión: las órdenes monásticas, ya fueran de vida contemplativa, como benedictinos, cistercienses o cartujos, o más activa como frailes franciscanos, dominicos, jesuitas, agustinos, salesianos o paulinos.
Sin entrar en el detalle de considerar una por una las órdenes que fui visitando, y viviendo entre ellos en sus noviciados como uno más, y no lo haré por caridad cristiana, sí que diré que el resultado y conclusión de mi experiencia e investigación en este último tiempo y en mis 10 años anteriores ha sido que la Lectio Divina, el estudio profundo, meditado y bajo de la Biblia está olvidado y no se realiza con la intensidad que requiere este Pilar, Fuente y Alimento de nuestra vida cristiana.
Para este primer artículo voy a considerar la cuestión principal y básica: Por qué estudiar la Biblia.
Vivimos en un mundo que tiene demasiados problemas y muy pocas soluciones duraderas. Muchos millones de personas son víctimas constantes del hambre, las drogas, las familias se desintegran, la violencia familiar es noticia todos los días, la contaminación ambiental se sigue produciendo ha pesar de las medidas que se toman, los crímenes van en aumento a pesar de los esfuerzos de las autoridades, muchas personas se oponen al aborto considerándolo un asesinato pero otras no y dicen que es decisión de las mujeres, y para muchas personas la homosexualidad, el adulterio y las relaciones sexuales fuera del matrimonio son inmoralidad crasa, mientras que para otras es cuestión de libertad individual.
La Biblia trata todas estas cuestiones pero el problema actual es que la gente no la considera como una autoridad al respecto. ¿ Es la Biblia la Palabra de Dios o del hombre sin más ?. Veamos unos hechos que, por sí mismos, hacen que la Biblia merezca consideración.
A lo largo de la historia la Biblia ha sido el libro con mayor número de impresiones, desde 1815 a 2015 se han impreso 3 mil millones de ejemplares.
Además ningún libro se ha traducido a tantos idiomas, la Biblia puede leerse en 1800 idiomas diferentes en su totalidad o en parte. La Sociedad Bíblica Americana nos dice que el 98% de la población tiene acceso a ella y la Nueva Enciclopedia Británica la califica como la colección de libros más influyente de la historia humana. ¿ Qué otro libro ha recibido tanta atención, de forma objetiva ?.
Además debemos recordar, en contraposición con lo antes expuesto, que ningún otro libro ha recibido tan cruel oposición ni ha sido el blanco de tanto odio en la historia: las Biblias han sido quemadas en hogueras públicas y la lectura, traducción o distribución ha sido castigada con multas y encarcelamientos.
Pero, a pesar de esto, muchos hombres de fe han perseverado en leerla y estudiarla a pesar de persecución constante y cruel encontrándose entre ellos fieles laicos padres de familia, nobles y monjes. Ningún otro libro ha inspirado a tantos hombres y mujeres comunes a desplegar tanto valor, ciertamente la Biblia es inigualable.
Además, la Biblia es inigualable por lo que sus autores afirman en relación a la quién la inspiró realmente, a por qué los gobiernos no han podido traer la paz a este mundo en sus más de 6000 años de historia, cómo el hombre puede hallar la felicidad en su vida y lo que el futuro encierra para la tierra y la humanidad.
Recomiendo al lector la lectura pausada del 2 Libro de Samuel 23:2; de Isaías 22:15 y de la 2ª Carta a Timoteo 3:16,17.
En el próximo artículo veremos cómo nos llegó la Biblia con el propósito de mostrar que este libro no sólo es recomendable leerlo por se excepcionalidad sino por que es realmente de origen divino.
 

Etiquetas:Daniel Poncereligión