Principal

Diario YA

 

 

Radio YA

La decisión irrevocable de sacar un proyecto de comunicación radiofónica adelante

Javier García Isac. Director RadioYA. La vida está llena de toma de decisiones, de saber elegir correctamente. Como es lógico, unas decisiones son más transcendentales que otras, pero cualquier decisión que se tome, por muy nimia que esta pueda llegar a ser, puede cambiarnos el futuro. Cada elección que realizamos tiene consecuencias inmediatas. El no tomar una decisión es en sí mismo una decisión. Hace mucho tiempo aprendí que una decisión correcta tomada tardíamente es casi peor que una decisión errónea tomada con prontitud. En este segundo supuesto puedes tener margen de maniobra y corregir tu error inicial.

En el primer caso, si la decisión es la correcta pero tomada tardíamente, seguramente pierdas el factor sorpresa y el coste de oportunidad. He de reconocer que yo no cumplo esta tradición tan nuestra que nos dice “que el español piensa bien pero tarde”, en muchas ocasiones tan tarde que ya no queda tiempo para la reacción, solo para el lamento. Acertada o equivocadamente me gusta tomar decisiones rápidas. La rapidez no tiene porque está reñida con el análisis y la meditación siempre y cuando esta no se eternice.

Una de mis últimas decisiones, de mis últimas elecciones es la de colaborar y poner en marcha, junto con un gran equipo de profesionales, Radio YA, la radio de histórico Diario Ya. Diario cuya cabecera recuperó hace unos años Santiago Velo de Antelo y la devolvía al lugar que se merecía después de pasar por distintas manos que se alejaron de los principios y valores del fundador del periódico, Cardenal Herrera Oria. Radio Ya desea continuar con un proyecto de comunicación que va mucho más allá de lo meramente radiofónico, que va mucho más lejos del puro y simple entretenimiento.

Vivimos tiempos difíciles, complicados donde no podemos ni debemos permanecer impasibles y ajenos a la realidad que nos rodea. Todo invita a mantenerse al margen, a no entrar en conflicto, en problemas, todo invita a no llevar la contraria a lo políticamente correcto, a lo establecido. Todo invita a ser cobardes y egoístas. Eso no va con nosotros, no va con ninguno de los que formamos parte de este gran proyecto y que han hecho posible el nacimiento de Radio Ya.

Hemos tomado la decisión irrevocable de sacar un proyecto de comunicación radiofónica adelante que vemos más necesario que nunca. Una Radio basada en valores y principios. Nos mueve la defensa de la vida, de la familia, la defensa de nuestras raíces cristianas, la defensa de España y su inquebrantable unidad. Nos mueve nuestro deber con la verdad por muy molesta y dolorosa que esta pueda llegar a ser.

Deseamos ser el contrapeso de unos medios de “desinformación y manipulación”, de unos medios de “intoxicación y mentira continuada” y que tienen como finalidad ultima el influir en una sociedad ya de por sí muy influenciable, muy moldeable y “bizcochable” y que tiende a creerse con facilidad todo lo que escucha y le cuentan incluso en los supuestos donde sabe y tiene claro que son mentira, pero lo importante aquí no es la verdad, si no el formar parte del entramado, no auto marginarse por poner en duda cuestiones que uno sabe sobradamente que no son las correctas.

Por todo esto es tan necesario una emisora como Radio Ya, que de voz a los sin voz. A los que tienen mucho que decir y pocos medios donde decirlo, sin entrar en victimismos ni compasiones, sin atender a conspiraciones ni cazas de brujas. No es necesario acudir a la épica. La realidad en la mayoría de las ocasiones supera la ficción. Una idea mal defendida o mal explicada es casi peor que un ataque frontal de aquel que desea denostarla. En muchas ocasiones el contrario está más cerca de lo que imaginamos, aunque él ni siquiera sea consciente de que lo es. Radio Ya no tiene interés de competir ni con nada ni con nadie. No es esa nuestra labor. Tenemos vocación de servicio y particularmente soy de la opinión de que es bueno que convivan distintas sensibilidades y puntos de vista en el tratamiento de la información si estas tienen como objetivo desenmascarar la mentira, informar y entretener. Luego será responsabilidad nuestra conseguir cautivar al escuchante con una programación atractiva y que le atrape. Aun así, ya saben, no se crean todo lo que escuchen. Es posible que sea hasta mentira…

Etiquetas:Javier Garcia IsacRadio YA