Home

Diario YA

La discoteca sumó 57 denuncias desde 2006 y siete solicitudes de cierre

Redacción Madrid. 17 de noviembre.

   El Balcón de Rosales, el local de ocio donde este fin de semana perdió la vida el joven Álvaro Ussía a manos, presuntamente, de los porteros, sumó desde el año 2006 57 denuncias por parte de la Policía Municipal, 13 inspecciones, 7 solicitudes de cese e, incluso, una en junio de 2007 reclamando medidas cautelares urgentes, según explicó el responsable del sector de CC.OO. de la Policía Municipal, Roberto Gómez, en declaraciones a Europa Press.

   La última denuncia está fechada el pasado 12 de octubre: los agentes solicitan el "cese urgente" de la actividad del Balcón de Rosales por infracciones graves y muy graves contra la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas.

   Entre las primeras se encuentra la falta de exposición al público de la documentación preceptiva del local, no tener contratos de seguro exigido por la Ley y no exponer la licencia de actividad y funcionamiento así como el cartel identificativo. La infracción catalogada como muy grave es la correspondiente a ejercer la actividad de discoteca careciendo de las licencias de instalación y funcionamiento.

   Gómez, que recordó que el Balcón de Rosales fue elegido por la Junta Municipal de Moncloa para celebrar la fiesta de Navidad del año 2004, remarcó que en junio del año pasado el oficial de la unidad de Moncloa envió una nota reclamando medidas cautelares urgentes a la Junta que preside Álvaro Ballarín.

   Ha sido hoy cuando el Ayuntamiento, a través del vicealcalde, Manuel Cobo, anunciara la rescisión inmediata de la concesión que tiene desde los años 60 con la empresa Leisure Park, que gestiona el Balcón de Rosales, al entender que, además de otras deficiencias, no ha tenido la "suficiente garantía" al contratar a los vigilantes que presuntamente mataron a golpes al joven. Cobo matizó que la existencia de denuncias administrativas previas no crea una relación de causa-efecto con el homicidio.

   Por su parte, el responsable del sector de CC.OO. de la Policía Municipal señaló que con las 57 denuncias y 7 solicitudes de cierre la Junta de Distrito "no puede escaquearse" al afirmar que la tramitación administrativa de la denuncia interpuesta el pasado 12 de octubre no llegó hasta el pasado viernes ya que conocían la situación en la que se encontraba previamente el Balcón de Rosales.

   Gómez añadió que porteros de este local de ocio llegaron incluso a interponer una denuncia penal contra la Policía Local por acoso, una causa que perdieron en los tribunales.

 

Etiquetas:caso álvaro ussíalocales de ocioviolencia callejera