Home

Diario YA


 

LA REVOLUCIÓN DE LOS MICROBIOS

Fidel García Martinez. La medicina experimentó un cambio radical cuando un  comerciante de telas holandés (1632), Antony van Leeuwenhoek inventó unas lentes para comprobar la calidad de sus telas. Ponía bajo sus lentes diferentes materias desde escamas de su piel, pelos de oveja, como el aguijón de su abeja y otras ocurrencias. La calidad de sus lentes era única, nada igual se había visto en Europa. Cierto día decidió observar una  gota de agua a través de sus lentes, aún no se había inventado el microscopio. Descubrió algo singular, cientos de miles de animálculos (animales-diminutos) los llamó,  por su pequeñez; nadaban  y corrían por todas las partes, eran  miles de veces más pequeños que todos los que había visto hasta entonces: los microbios. Sin saberlo hizo la primera descripción que hoy se conoce como microbiótica: conjunto de microbios que  se encuentran en nuestro cuerpo. En aquella época, nadie sabía lo que eran las bacterias, los protozoos y mucho menos los virus. El comerciante holandés de  no solo vio gotas de agua, sino nuestro propio cuerpo  repleto de esos  animálculos. Pero no relacionó los microbios con las enfermedades, eso fue los que descubrieron R. Koch y L. Pasteur 200 años después. Sin embargo se dio cuenta de las tres características que definen el mundo microbiano: son muy pequeños, están por todas  partes y son muy diversos


¿Qué  son los microbios? Son organismos diminutos (bacterias, protozoos, levaduras) solo son visibles gracias a los microscopios, especialmente los más sofisticados como los electrónicos. Son muy diversos, están en todas las partes del Planeta  (mares, plantas, interior de los animales y en el mismo ser humano) son los seres vivos más diversos, entre ellos están los virus.  No son células y no se les puede clasificar como tales. Los virus son parásitos de las células, se multiplican dentro  de las células, de todo tipo de células. La biología que se  estudiaba antes agrupaba los seres vivos en  reinos: plantas, animales, hongos, bacterias.  Eran los reinos de la naturaleza. En la actualidad la  clasificación  de los seres vivos está basada en la comparación y análisis  de  las secuencias de uno genes comunes  a todos los seres vivos, los genes del ARN: todos los seres vivos tenemos ribosomas en nuestras células, desde la célula má pequeña, hasta el ballenato más grande. La mayor diversidad biológica se encuentra dentro de los microorganismos. La mayoría de los seres vivos son microbios, lo que pasa que no lo podemos ver. Se  habla de billones: tenemos   millones de bacterias repartidas por todo el cuerpo (boca saliva, estomago,  intestino delgado, piel (..). La inmensa mayoría de nuestros microbios están en el intestino.  El conjunto de los miles de millones de microorganismos se denomina microbiota: es decir las bacterias, los hongos,  arqueas, los virus y los protozoos que se encuentran en los individuos sanos. Los microbios tienen muy mala fama entre las gentes, para muchos hablar de microbios es hablar de enfermedad, infecciones, suciedad, eso es cierto porque algunos microorganismos causan enfermedades, incluso la muerte, pero la microbios son  beneficiosos cuando no absolutamente necesarios.  Desde el mismo instante en que venimos  al mundo somos colonizados por  virus, bacterias que permanecerán con nosotros hasta que Dios, Creador de toda la maravilla natural, incluida los microbios, quiera.