Home

Diario YA

En junio de 2021, en la capital de Kazajstán, Nur-Sultan, se realizará la 7ª reunión sobre el tema "Responsabilidad social de los líderes religiosos y las comunidades en el mundo moderno"

La tolerancia no es indiferencia, la indulgencia no es permisiva, la tradición no es arcaísmo

Javier García

Kazajstán es conocido no sólo por la iniciativa del desarme nuclear mundial, sino también por su importante contribución para garantizar el diálogo entre las religiones existentes en la tierra, después de haber fundado en 2003 el instituto interreligioso internacional permanente "Congreso de líderes de religiones mundiales y tradicionales".

En junio de 2021, en la capital de Kazajstán, Nur-Sultan, se realizará la 7ª reunión sobre el tema "Responsabilidad social de los líderes religiosos y las comunidades en el mundo moderno".

Los defensores de los derechos humanos mencionaron estos y otros aspectos importantes en el campo de la observancia de la libertad religiosa en este país en la reunión de Varsovia de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Entonces, Vitaliy Pak, miembro del consejo de gobierno de «la Unión de Iglesias Pentecostales de Kazajstán», pastor de la iglesia «Fuente de la Vida» en Almaty, informó a los participantes del foro sobre el diálogo exitoso de las comunidades evangélicas con los organismos estatales autorizados en el marco del memorando de cooperación y entendimiento entre la Unión.

Según él, los problemas en la interacción entre las iglesias y el gobierno son principalmente de naturaleza doméstica o están asociados con acciones no calificadas por parte de los funcionarios individuales y el clero. Se dieron ejemplos que se complementaron con compromisos o soluciones legales.

Se hizo un reconocimiento de la existencia de hechos cuando se intenta ocultar los delitos bajo el pretexto de la religiosidad. Algunos ciudadanos sin escrúpulos traen información falsa a la comunidad mundial sobre la presunta persecución ilegal de los creyentes en Kazajstán, transfiriendo sus acciones ilegales al plano político.

Por ejemplo, recientemente se ha llevado a cabo un juicio contra líderes de la iglesia «Nueva vida», quienes dicen ser perseguidos por su religión. De hecho, son condenados por fraude, pero no hay amenaza para la iglesia misma.

Por paradójico que parezca, la tolerancia, la lealtad y el principio de no intervención pueden ser una trampa sobre uno mismo: la separación de las familias debido a la negativa a seguir las enseñanzas espirituales individuales de uno de los miembros, la restricción de las libertades fundamentales y los derechos humanos por parte del clero fanático, la posesión de bienes "para el bien de la iglesia", ocultando los hechos de abuso infantil ...

Tales historias han tenido lugar. Minimizarlos, responsabilizar a los perpetradores y proteger a las víctimas es el deber de cualquier estado. Y aquí llega la comprensión de lo importante que es encontrar un equilibrio. La tolerancia no es indiferencia, la tolerancia no es permisiva, la tradición no es arcaísmo.

El jefe de la Fundación Pública del Centro de Investigación de Derechos Humanos «Akzhaiyk» Kanagat Nurmukhambetov, de la ciudad de Uralsk, marcó la salida de las autoridades kazajas de la aplicación arbitraria de la ley al reorientar las medidas punitivas a las medidas explicativas, como lo demuestra una disminución en las estadísticas sobre las penas para las minorías religiosas por violaciones de la ley religiosa.

Se planteó el problema de los crecientes conflictos entre la sociedad secular y las minorías religiosas individuales, por ejemplo, los testigos de Jehová, que afectan negativamente la armonía entre religiones y la seguridad pública en general.

A este respecto, expresó recomendaciones al Consejo de Gobierno de la organización religiosa internacional «Testigos de Jehová» sobre la revisión de las actividades en Kazajstán, teniendo en cuenta la mentalidad y las tradiciones de la población local.

Particularmente notable es la participación en la OSCE del jefe de la fundación pública «TerraLibera», el ex anciano de la comunidad de «Testigos de Jehová», Yergali Abishov, quien anunció sus planes para proteger a los ciudadanos que sufrieron con los Testigos de Jehová, acusó al liderazgo de esta organización religiosa de corromper a menores, así como de violar los derechos humanos.

Sin duda, la intolerancia y la discriminación en la sociedad es un problema global de la existencia moderna de la humanidad.

Obviamente, la probabilidad de tales manifestaciones negativas depende directamente de los participantes en las propias relaciones religiosas.

Pero bajo cualquier condición, el diálogo está a la vanguardia, lo que permite la eliminación oportuna e indolora del conflicto.