Home

Diario YA

Las sentencias del sector inmobiliario, respiro de muchos

Cada vez son más los casos de derecho inmobiliario que acaban saltando a los titulares nacionales.
Durante años, inmobiliarias e incluso cooperativas han incumplido sistemáticamente con los compromisos adquiridos con sus clientes y éstos se han sentido perdidos a la hora de saber cómo comenzar las reclamaciones” comentan desde Lamana Abogados, un bufete especializado en el derecho inmobiliario.
Las cooperativas han tenido una época de grandes éxitos, pero también, han sido una lacra para muchos pequeños clientes que buscaban conseguir, convirtiéndose en parte en sus propios promotores, mejores precios, calidades y decisiones. Sin embargo, con la llegada de la época de crisis, fueron muchas las que dejaron sin hacer las promociones, se llevaron el dinero y complicaron sobremanera la vida de muchos ciudadanos.
Es por eso que los bufetes especializados en este tipo de casos vieron cómo acudían a ellos en busca de soluciones o consejos para conseguir recuperar, al menos, una parte de lo invertido, cuando en realidad deberían poder optar por la consecución de todas las cantidades aportadas.
“El Tribunal Supremo ha establecido en múltiples sentencias, como las de 7 de Mayo de 2.014 y 9 de Septiembre de 2.015, que el retraso en el inicio y/o finalización de las obras le faculta objetivamente a reclamar esas cantidades más intereses, obligando a la avalista, entidad bancaria o aseguradora, a su pago” Comentan los letrados de Lamana Abogados.
Gracias a la jurisprudencia que se ha ido estableciendo tras las condenas a promotoras e inmobiliarias que no han cumplido con los compromisos contractuales muchos afectados han conseguido ir recuperando sus ahorros e incluso poder acceder a la compra de otra vivienda.
Sin embargo, no solo de cooperativas se llenaron los juzgados. Los afectados por las cláusulas suelo, que han ido ganando paulatinamente las batallas, quienes han sufrido defectos de construcción en sus viviendas o cualquier otro incumplimiento han encontrado en bufetes especializados sus mejores aliados para reclamar lo que el derecho les permite y protege.