Home

Diario YA

Madrid y su Obispo Reig Pla: fiel al Amo de la Mies

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. En las diócesis que llenan el territorio peninsular, incluyendo nuestra hermana Portugal, es frecuente encontrar denominaciones diocesanas que hacen referencia a la gloriosa y recia historia milenaria de la iglesia de iberia o hispánica prueba visible de la unidad de todos los pueblos ibéricos cristianos, de la unidad peninsular que es tan deseable en estos " tiempos críticos y difíciles de manejar ":
La Diócesis de Braganza-Miranda, Leiria-Fátima, Coria-Cáceres, Orihuela-Alicante, Segorbe-Castellón, Huesca-Jaca, Astorga-León, Barbastro-Monzón, Calahorra-Rioja, Cartagena-Murcia, Ciudad Rodrigo-Salamanca, Guadix-Granada y la de Alcalá-Madrid, entre otras.
En lo que respecta a la Diócesis de Alcalá-Madrid, su historia se remonta a un tiempo especialmente duro en lo que toca a lo político y doctrinal, siendo una figura o símil de los tiempos actuales.
La Iglesia en Alcalá de Henares tiene sus orígenes en el S. V cuando Asturio, Obispo de Toledo, encuentra en el " Campo Laudable " las reliquias de los Santos niños Justo y Pastor, martirizados un siglo antes. Asturio ordena edificar allí un templo y establece en Complutum su Sede Episcopal. Así comienza la Diócesis de Complutum ( Complutense ) en la época romano-visigótica, que permanecerá como tal hasta finales del S.IX haciendo muestra de se resistencia en la fe y reciedumbre a pesar de las doctrinas heréticas reinantes y de la inestabilidad política.
Por la Bula del Papa Urbano II de 4 de mayo de 1099, la Diócesis Complutense queda agregada a la de Toledo.
A comienzos del S.XII, los Arzobispos de Toledo realizan en la diócesis grandes obras arquitectónicas, culturales y religiosas entre las que destaca el Palacio Arzobispal y la Iglesia de los Santos Justo y Pastor, que fue reedificada por el Cardenal Cisneros en el S.XV al tiempo en que funda la Universidad de Alcalá donde se llevará a cabo la edición de la Biblia Políglota Complutense prueba del amor diocesano a la Palabra de Dios y a su Verdad, no a la verdad del momento cambiante.
A finales del S.XVIII, con la desamortización de Mendizabal, comienza la decadencia de Alcalá que se verá agravada por el traslado de la Universidad de Alcalá, Complutense, a Madrid, craso error que no sólo empobrece a la Diócesis de Alcalá sino a todo Madrid, a la iglesia hispánica y a toda la Cristiandad.
En 1885, el Papa León XIII, crea la Diócesis de Madrid-Alcalá como sufragánea de la Archidiócesis de Toledo.
Pablo VI, el 25 de marzo de 1964, la eleva a Archidiócesis de Madrid-Alcalá sin ser sufragánea de ninguna y dependiendo directamente de la Santa Sede.
El Cardenal Suquía Goicoechea, por una decisión política maligna de debilitamiento archidiocesano propio de la época de favores al nacionalismo, desmembró la Archidiócesis de Madrid-Alcalá y el Papa lo aceptó.
El 23 de julio de 1991, Juan Pablo II puso remedio a la situación y restauró la antigua Diócesis de Complutum, poniendo su Sede en la Iglesia de los Santos niños Justo y Pastor que es elevada al rango de Catedral, la Catedral de la Diócesis de Alcalá de Henares.
El primer Obispo fue el excelente pastor D. Manuel Ureña que gobernó al diócesis hasta el 1 de julio de 1998.  
El 7 de marzo de 2009 es elegido por Benedicto XVI el Buen Pastor y guardián de la mies Mons. Juan Antonio Reig Pla.
Este obispo se encuentra en una situación similar a la que se encontraban sus antecesores del S.V visigótico pues la situación política es muy dura y difícil para un obispo que quiere ser un buen pastor llevando a las ovejas que el Señor Jesús le ha encomendado a la Vida y no al hoyo o la muerte.
Además la situación doctrinal es también muy complicada, como lo fue para los buenos obispos hispanos que debían luchar contra las herejías, pues Mons. Reig Pla se encuentra con falsos hermanos suyos en el episcopado que le ponen zancadillas, le ningunean, no le apoyan cuando defiende la familia y la vida, o el bien que constituye en sí mismo la unidad de España, de toda Iberia y de la Cristiandad, es decir de las raíces cristianas de Europa y de los países que han nacido de ella.
Dichos obispos Osoro, Amigo, Sistach, Novell, etc... bailan al son del tiempo en el que vivimos de decadencia, debilidad moral y mediocridad, y lo que es más grave de herejías, como considerar que la homosexualidad es lícita si hay " amor ", que las relaciones sexuales prematrimoniales no son ilícitas, que España es un " constructo " artificial que puede ser cambiado sin consecuencias, o con consecuencias sin importancia, que las relaciones con nuestros " hermanos " judíos o musulmanes han de basarse en que somos hijos del mismo Dios, obviando que la salvación y el Camino es sólo Cristo, y sin él no hay nada posible, ni a través de Abraham, ni de Moisés, ni del Gran Arquitecto de la Luz, es decir del Maligno.
En definitiva, recordando a mi estimado D. Agustín Card. García-Gasco y sus muchas preocupaciones sobre temas doctrinales y las amenazas que sufrió de LGTB, nacionalistas y otros secuaces, pido que nuestro Dios y Padre, Jahvé, mediante nuestro Señor Jesucristo, cuide a nuestro hermano y obispo Juan Antonio Reig Pla de sus muchos enemigos, como lo hizo con D. Agustín, aunque le cueste el desprecio de Osoros, Bonos y Cerolos, como también le pasó a D. Agustín, al que Osoro engañó en el tiempo anterior a ser elegido por el propio D. Agustín Arzobispo de Valencia.
Pero D. Agustín tuvo muy buenos amigos y hermanos en la fe como Iceta, Munilla, Urella, Cañizares, Escudero y el propio Reig Pla, entre otros, gracias a la bondad inmerecida de Dios y de Cristo Jesús.

Etiquetas:Monseñor Reig-Pla