Home

Diario YA

Micropréstamos online, la solución rápida y efectiva para solventar problemas puntuales

Cada vez más personas confían en las páginas web como MoneyMan para solicitar micropréstamos online. De hecho en los últimos años, las estadísticas revelaron que el 70% de los españoles pidió uno de estos productos financieros en algún momento. Los minicréditos online suelen ser la solución perfecta para pagar facturas, hacer frente a algunas deudas o gastos imprevistos. Se recomienda utilizarlos en ocasiones puntuales como pagar la reparación de un electrodoméstico de uso habitual, arreglar la avería del vehículo personal o familiar, anticipar parte del coste de la reserva de unas vacaciones o cualquier otra eventualidad.

El procedimiento de solicitud de un préstamo de estas características es muy sencillo y, además, requiere de tan solo unos minutos para llevarse a cabo. En primer lugar, habrá que seleccionar la cantidad de dinero que se quiere conseguir. Algunas plataformas virtuales tienen un límite establecido, pero suele rondar los 1200 euros, como en el caso de MoneyMan para clientes que han solicitado un micropéstamo con anterioridad. Después, habrá que seleccionar el plazo de devolución deseado. En ese mismo instante aparecerá la cantidad total a devolver, con los impuestos incluidos, que variarán en función del dinero solicitado y de lo largo que sea el plazo de devolución. Por ejemplo, si se solicitan 300 euros en 30 días, habrá que devolver 399 euros. En caso de que se prefieran devolver en 20 días, la cantidad final será de 366 euros.

Tan solo hay que rellenar una solicitud online completando los datos personales del usuario para que la página web pueda estudiar cada caso de forma personalizada, decidir si la solicitud del minipréstamo es aceptado y transferir el dinero a una cuenta bancaria previamente indicada en un corto espacio de tiempo.

Estos servicios están disponibles para todos los ciudadanos de España que sean mayores de 18 años. Incluso, en caso de que se encuentren en el extranjero de vacaciones podrán tener la oportunidad de pedir un micropréstamo online. Es importante comprobar que el DNI no esté caducado. Además, no se necesitará salir de casa, del hotel o del lugar donde nos encontremos, ya que todo lo que hace falta es un dispositivo móvil con conexión a Internet. Puedes acceder a estos minicréditos rápidamente y de forma segura desde cualquier ordenador, tablet o móvil, y realizar la solicitud en cuestión de segundos cómodamente.

Al contrario que en las entidades bancarias tradicionales, la solicitud de micropréstamos online es muy sencilla, puesto que no requiere de la presentación de ningún tipo de documentos originales o copias en papel. De hecho, es posible pedir un minicrédito sin tener una nómina ni presentar un aval que asegure que el dinero será devuelto en caso de impago del solicitante. Aquellas personas que figuren en una lista de morosidad también tendrán la oportunidad de solicitar minicréditos.

A pesar de que algunas personas piensen que este método no es seguro, cabe destacar que todos los datos están protegidos por protocolos de seguridad. Además, las plataformas que ofrecen estos servicios cuentan con todas las licencias y la tecnología necesarias para que sus clientes puedan despreocuparse por la seguridad de sus datos.

De esta forma, podrán conseguir el dinero que necesiten para sus gastos en un breve periodo de tiempo sin necesidad de papeles innecesarios y largas colas en las entidades bancarias y en cualquier momento, ya que los micropréstmos online pueden solicitarse cualquier día de la semana, incluyendo los fines de semana.

Existen muchas compañías que operan en España y dan este servicio. Pero al solicitar un micropréstamos es importante elegir una empresa transparente, que cumpla con la legislación en España y, como mencionábamos, cuente con todas las licencias, como es el caso de MoneyMan. Tener presente también que los micropréstamos son una solución rápida y efectiva para ayudarnos en situaciones puntuales, ya que esta es su finalidad, y no deben convertirse en una fuente de financiación habitual.