Home

Diario YA


 

Desde 1985 se lleva acabo un movimiento social sin precedentes

No responde a una demanda social

Diferencias en actitud y violencia entre una manifestación provida y pro aborto

Dr. Enrique Jaureguizar Cervera. El gobierno vasco está contento con que se acaben con 4.418 abortos en su comunidad. Es lo que se puede interpretar del artículo publicado por el colegio de médicos. El consejero de salud, Jon Darpón, ha afirmado que se ha generado un debate "de forma innecesaria y sin responder a demanda social" y que con esta ley se protege al Nasciturus!!!
 Señor Darpón, permítame remitirle a los titulares de la última semana en la que más de 100.000 personas salieron a la calle en Madrid y en más de 30 ciudades de España otros tantos, y millones de personas en todo el mundo, para defender los derechos del Nasciturus (esos que usted afirma que están protegidos con la actual legislación que promueve su asesinato sin juicio ni justificación, y que causa la primera causa de muerte), los derechos de la mujer y la maternidad. Y no sólo eso, desde 1985 se lleva acabo un movimiento social sin precedentes y que es el de mayor respaldo que se conoce en la democracia. En 2009 con el debate de la actual ley se dio la mayor movilización de los últimos años sólo equiparable con la del terrorismo, con más de 2 millones de personas en una marcha en Madrid. ¿Y usted afirma que no hay demanda social? ¿Q es innecesaria? Será innecesaria para usted, que por cierto ya ha nacido ( y está fuera de peligro) y no es mujer (con lo que no puede atisbar el sufrimiento que puede ocasionar el aborto, incluso llevarles al suicidio a las mujeres que llegaron a perpetrarlo), y además es político (parece que opinar lo políticamente correcto es lo más cómodo cuando uno ejerce la política). Yo no soy político, soy médico, y como tal tengo unos principios y unas obligaciones que parecen ustedes haberlos perdido. Yo como médico, como padre, como persona y como ser humano, me veo en la obligación de proteger cada vida humana desde su concepción a su muerte natural, sin creerme capaz de juzgar por encima de su derecho y condenar a ninguna persona a muerte por muy grave que sea su delito.
 Necesitamos unas políticas eficaces para todos que disminuyan la lacra del aborto para mayor protección del derecho a la vida, a la maternidad y a la mujer.
 

 

Etiquetas:aborto