Home

Diario YA


 

El presidente de EEUU intenta abrir vías de diálogo con los islamistas

Obama ahora quiere hablar con Irán

Redacción Madrid. 29 de enero. Varios miembros del Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, han redactado varios borradores de una carta dirigida a Irán con la que el mandatario pretende destensar un poco las relaciones entre los dos países y abrir una posibilidad para iniciar conversaciones cara a cara, según reveló hoy el diario británico 'The Guardian'.

   El Departamento de Estado norteamericano ha trabajado en la carta desde que Obama fue elegido presidente el pasado 4 de noviembre, y sería una respuesta a la misiva de felicitación que el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, remitió al nuevo mandatario norteamericano el 6 de noviembre.

   Fuentes diplomáticas afirmaron al diario británico que la carta de Obama sería un gesto simbólico para marcar un cambio de tono frente a la actitud hostil mostrada por el anterior presidente, George W. Bush, que afirmó que Irán formaba parte del "eje del mal". También tendría la intención de disipar las sospechas de los líderes iraníes sobre las intenciones de Obama.

REVISIÓN DE LOS TEXTOS

   Los miembros del Departamento de Estado han redactado al menos tres borradores del texto, que afirma que Washington no quiere derrocar al régimen iraní, aunque sí que querría un cambio de comportamiento. Una vez terminada, la carta estará dirigida al pueblo iraní y será enviada directamente el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, o publicada como una carta abierta.

   Uno de los borradores sugiere que Irán debería comparar su relativamente bajo nivel de vida con el de sus vecinos más prósperos, y comparar los beneficios de perder su estatus de paria ante Occidente. Aunque el tono del texto es conciliatorio, también pide a Irán que termine lo que denomina patrocinio del terrorismo.

   La carta está siendo considerada ahora por la secretaria de Estado, Hillary Clinton, como parte de la revisión de la política exterior del país, y no se espera que se tome una decisión sobre la misma hasta que no se complete la revisión de los tres escritos.

   Aun así, Estados Unidos tiene cada vez más presión a causa de los temores de que Israel tome una iniciativa unilateral para bombardear las instalaciones nucleares iraníes. Además, ayer el consejero de Ahmadineyad Aliakbar Javanfekr advirtió de que su Gobierno no tiene la intención de detener sus actividades nucleares. 

Etiquetas:EEUUIránObama