Home

Diario YA


 

Alcantarillas como fuegos artificiales

Podemos crea el caso Dina buscando rédito político mientras que Rajoy y Casado tendrán que explicar las escuchas a Bárcenas

Luis Losada Pescador

Éramos pocos y parieron las alcantarillas. Como la ‘coronacrisis’ nos supera, inventamos fuegos artificiales, más fáciles de gestionar. El primero, las escuchas a Bárcenas que forzarán a Casado y Rajoy a dar explicaciones en el Congreso. Casado dirá que pasaba por ahí y Rajoy que era competencia de su secretario de Seguridad, Francisco Martínez, que a su vez asegura que nunca se habría hecho sin el visto bueno de Rajoy. Interesante careo.

El segundo entretenimiento es el caso Dina. Dice el ex jefe jurídico de Podemos que fue ideado por la cúpula de Podemos para sacar rédito político vendiendo las “alcantarillas del Estado” de cara a las generales de abril. Descuenten el efecto resentimiento por su despido y les sigue apareciendo Iglesias vendiéndose como víctima de las alcantarillas. Unas alcantarillas que pervivían incluso con Sánchez. ¿Recuerdan?

La tercera distracción es el acoso a las mujeres. Según Irene Montero, 11,6 millones de mujeres residentes en España han sufrido violencia machista, un 57%. Algunos periódicos abren sus portadas con este inquietante dato: las féminas están en riesgo por el macho ibérico violento. No debe estar en el ADN de la masculinidad -que diría Carmena- porque el porcentaje se elevaría al 99%.

¿Y qué es violencia para Igualdad? Por supuesto una agresión sexual y un tocamiento. Pero también una mirada considerada lasciva o un comentario salido de tono. ¿A juicio de quien? De la mirada... No niego que pueda haber miradas inoportunas, maleducadas e incómodas. Pero afirmar que una mirada es violencia es llegar demasiado lejos. Pero entretiene, que es de lo que se trata. Doble contra sencillo a que los programas de televisión de mesa y agua consumen horas catódicas sobre el titular de Montero.

Y mientras nos entretenemos no hablamos de la realidad que es mucho más incómoda. No hablamos de un rebrote descontrolado que nadie sabe gestionar. Ni del casi un millón de españoles que continúan en el ERTE que prorrogarán con peores condiciones y consumiendo par sin saber si tras la prórroga habrá actividad y podrán regresar a sus trabajos.

Tampoco hablamos de plan de Moncloa para recortar pensiones y sueldo de funcionarios para poder cuadrar unas cuentas hechas añicos. Vuelve el ‘zapatazo’ y tengo muchas ganas de disfrutar viendo a Iglesias comiéndose ese sapo o revolviéndose deslealmente contra un Sánchez empeñado en salvarle la coleta.

Montero -la del dinero, la otra igual da- no sabe de dónde sacar los cuartos. Su estrategia de meter la mano en el superávit municipal ha sufrido un serio revés parlamentario. El maná europeo es insuficiente. Toca recortar gastos y subir impuestos. ¿A quien y cómo? ¡Menudo papelón! Se llama gobernar. Ser tertuliano es otra cosa.

El anzuelo del pescador

Eutanasia. El Congreso rechaza las enmiendas a la totalidad de PP y Vox a la Ley de Eutanasia, que continúa su tramitación parlamentaria. ¿El coronavirus no ha diezmado lo suficiente?

Okupación en Barcelona. Crece un 41% gracias a la pasividad de la alcaldesa Ada Colao. ¿No sabe cómo atajarlo o en el fondo apoya el movimiento okupa?

Control de alquileres. Cataluña aprueba el control de alquileres a pesar de que la experiencia internacional concluye que su efecto es menos oferta y tensión alcista. ¿Lo llevará el gobierno al Constitucional? Los inmobiliarios ya avisan que en caso contrario, recurrirán al contencioso.

Capriles, el tonto útil. Participará en las ‘elecciones fake’ del 6 de diciembre para seguir blanqueando a Maduro. Guaidó denuncia que Capriles intenta validar el fraude.

Etiquetas:PODEMOS