Home

Diario YA


 

este año, las familias son las protagonistas

Sábado, 7 de marzo: jornada del Apostolado Seglar

Rafael Nieto. 27 de febrero.

El sábado 7 de marzo se celebrará la novena Jornada Diocesana del Apostolado Seglar, una iniciativa de la Archidiócesis en la que se oficiará una misa que será presidida por el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. Una propuesta que este año, de manera especial, se centrará en la importancia de las familias como transmisoras de la fe y de los valores que persiguen el bien común de todos los hombres. Diario YA ha localizado a Rafael Serrano Castro, Delegado Diocesano de Apostolado Seglar, con quien hemos mantenido la siguiente entrevista.

¿Nos puede resumir en qué va a consistir la Jornada del sábado 7 de  marzo?   

La Delegación Diocesana de Apostolado Seglar celebrará el sábado, 7 de marzo, en el colegio Cardenal Spínola (c/ Cardenal Marcelo Spínola, 34) la IX Jornada Diocesana de Apostolado Seglar, de la Archidiócesis. Este año, la Jornada ha sido convocada con el lema "La Familia: Don de Dios y Luz del Mundo". El Cardenal Arzobispo de Madrid, D. Antonio María Rouco Varela, presidirá la Eucaristía, acompañado por el Obispo auxiliar, Mons. César Augusto Franco, y otros sacerdotes de la diócesis. Después  Intervendrán como ponentes el matrimonio José Ramón García Herrero y María José Valverde Sanz, de la Acción Católica. También se presentaran algunos testimonios de familias que pondrán de manifiesto a través de sus experiencias, lo que la familia ha significado en sus vidas, luego nos reuniremos por grupos, analizaremos la ponencia y terminaremos la jornada poniendo en común las conclusiones.

¿Cuál es la principal labor que pueden hoy desarrollar las familias en relación a la conservación de los principios morales en los que se asienta el humanismo cristiano? 

Creo que ser escuela y formadora de valores es la principal labor de las familias. Es además la "Iglesia domestica" en donde se trasmite a los jóvenes los valores de la Fe cristiana. Mons. César Franco en una reciente entrevista sobre la IX Jornada de Apostolado Seglar señalaba que: "la familia es alma del mundo, puesto que puede decirse que la humanidad, el mundo, es impensable sin la familia. Ésta es el alma del mundo, pues en ella tiene su origen la vida humana, el hombre se desarrolla como tal y la familia está llamada a vivificar la trama de la sociedad y de la historia humana." De manera que es la mejor escuela para trasmitir y conservar valores. Por eso es cuestionada en tantos ambientes hoy en día.

 ¿Son los jóvenes, más que nunca, la principal esperanza para el futuro?  

Siempre lo han sido y mas en nuestros tiempos actuales. El joven es idealista, es arrojado y entusiasta; tiene sed de lo absoluto y de lo maravilloso. Si se les forma y se le da motivos, se lanza de lleno a conquistar el futuro. Por tanto pienso como Pablo VI que  "El porvenir reclama un esfuerzo, una audacia, un sacrificio " y los jóvenes son por excelencia los que serán los dueños del porvenir. Lo que hace falta es dedicarnos con empeño a la Nueva Evangelización en el mundo de los jóvenes, ya que  los resultados de la Misión Joven en Madrid y de las Jornadas Mundiales de la Juventud demuestran que vale la pena hacerlo.

¿Qué papel nos corresponde asumir a los laicos, y más concretamente a los periodistas católicos?   

Es una pregunta muy interesante y oportuna. El papel de los laicos no puede ser otro que el de ser testigos de la Buena Nueva de Jesucristo para el mundo. La Iglesia necesita laicos convertidos y convencidos, con conciencia clara de su ser Iglesia, que hagan del seguimiento de Jesucristo el centro y la norma de sus vidas y en referencia al papel de los periodistas católicos,  le respondo con el pensamiento del Papa  Benedicto XVI: " Para que los medios de comunicación social puedan prestar un servicio positivo al bien común, hace falta la contribución responsable de todos y cada uno. Por eso, es preciso comprender cada vez mejor las perspectivas y la responsabilidad que implica su desarrollo con vistas a las consecuencias concretas que tiene para la conciencia y la mentalidad de las personas, así como para la formación de la opinión pública. Al mismo tiempo, quisiera destacar la necesidad de una clara referencia a la responsabilidad ética de quienes trabajan en este sector, particularmente por lo que respecta a la búsqueda sincera de la verdad, así como a la defensa del carácter central y de la dignidad de la persona. Sólo con esta condición los medios de comunicación pueden corresponder al plan de Dios, que los ha puesto a nuestra disposición "para descubrir, usar, dar a conocer la verdad; también la verdad sobre nuestra dignidad y sobre nuestro destino de hijos suyos, herederos del reino eterno" (Cfr. Discurso del 23 de abril de 2005). Creo que por tanto el papel de los periodistas católicos es de primerisima importancia,

¿Cómo valoran ustedes la figura de Benedicto XVI en el mundo actual?  

Es el Papa para este tiempo. Es un hombre con una preparación intelectual cuyo pensamiento teológico se estudia en universidades y seminarios de todo el mundo. Sus discursos y sus intervenciones en diferentes universidades y foros, están propiciando un debate de gran calado de los temas fundamentales que afectan a la vida de las personas, el derecho de los católicos a participar en la vida pública, las consecuencias de un laicismo excluyente,  o el peligro de la  acción política desvinculada de la ética,  

Explique a nuestros lectores la manera como pueden participar los lectores en esta interesante jornada del 7 de marzo.  

Asistiendo y rezando por el éxito de la misma. Las personas que quieran asistir u obtener más información sobre esta Jornada de Apostolado Seglar lo pueden hacer llamando al teléfono 91.454.64.21, enviando un e-mail a: aseglar@planalfa.es , o por carta a: Delegación de Apostolado Seglar, c/ Bailén, 8 – 28071 Madrid.  Están convocados todos los seglares de la Archidiócesis de Madrid tanto miembros de asociaciones y movimientos como laicos en general de parroquias. Será una alegría verles a todos allí.  Y los que no puedan ir que recen por los trabajos de ese día, pues con la oración todo se consigue. Sin ella ¿a dónde vamos?

 

Etiquetas:feiglesiarafael serrano castroreligión