Home

Diario YA

Sánchez abusa del decreto y de la amnesia colectiva

Luis Losada Pescador

¿Estamos sufriendo una maldición bíblica? No. Estamos viviendo en carne viva la política de la inmediatez aprovechando la amnesia colectiva. La democracia televisiva nos hace vivir con mucha intensidad el presente olvidando el pasado más cercano y por supuesto, sin pretender pensar más allá de mañana.

Eso le permite a Sánchez ofrecer la vicepresidencia y tres ministerios a Podemos en julio y afirmar en septiembre que no habría podido dormir por las noches con ministros ‘morados’. Y eso que acababa de cambiar el colchón…

Le permite rechazar el ‘gratis total’ posible de Podemos y reclamárselo a Ciudadanos. Le otorga el derecho de decir en el 2016 que la culpa de repetir las elecciones era exclusiva de Rajoy, incapaz de conformar una mayoría en el Congreso e insultar ahora a PP, Ciudadanos, Podemos y Vox por “bloquear” el país.

A Ciudadanos le pasa lo mismo. Pasa del “no es no” a Sánchez a tenderle la mano en 24 horas. Todo eso después de haber sufrido un desgaste increíble con la marcha de muchos de sus pesos pesados. Da igual. ¿Quién se acuerda?

Lo peor es que este abuso funciona. Porque ante la parálisis el sentimiento primario será primar el bipartidismo. La ‘sopa de letras’ nos ha llevado a cuatro elecciones en cuatro años. Ergo es hora de superarlo. Al menos será el análisis que hagan aquellos que cuentan con más de 40 primaveras y siguen informándose a través de la televisión.

De este segmento, 10 millones son pensionistas. Así que Sánchez se lanza a subirles las pensiones aunque no tenga presupuestos. El año pasado ya lo hizo por decretazo. “Urgente necesidad”… Pero ahora está en funciones y es duda que legalmente pueda hacerlo. ¿A quien le importa la ley habiendo elecciones?, ¿que la Seguridad Social tiene una deuda de 16.000 millones? “Urgente necesidad”. Tan urgente que el 10 de noviembre se juega la presidencia. Urgentísimo. ¡Mas viernes sociales! ¿Constitucional?

¿Y el Pacto de Toledo y el compromiso de no usar las pensiones como arma electoral? Eso para mañana. Hoy toca ganar. Arañar a Podemos y Ciudadanos para poder anular al ‘Coletas’ y pactar los ‘naranjitos’. Puede que Rivera se rebele, pero el rol que le ha otorgado el ‘establishment’ -como él dice- es ser bisagra. Y dando gracias…

Más interesante es la ‘guerra civil’ en la izquierda, siempre cainita. Errejón sopesa presentarse. Entre los encuestados, los militantes de Podemos son los que lo ven con mejores ojos. O sea, los militantes de izquierdas quieren un recambio de los duques de Galapagar. Su congreso de Vistalegre se cerró en falso. Para Errejón es arriesgado. Pero así es la política. Y es de la generación del presente. Tiembla Coletas…

El anzuelo del pescador

Deslealtad socialista. El PSC entra en el Consejo de Diplocat, clave en el 1 de octubre y en la ola secesionista. La lealtad constitucional del socialismo es más que duda

Trudeau, el ‘papa’ de la corrección política. Hace años se disfrazó de Aladín con maquillaje negro. Ahora pide disculpas. Cree que la instantánea puede perjudicar su relección. Lo políticamente correcto elevado al grado de estupidez cósmica.

Ana Julia, alevosa. Ana Julia Quezada ha sido condenada por homicidio al pequeño Gabriel con alevosía. Podría ser la primera mujer en estrenar la prisión permanente. Tendrá tiempo para pedir perdón a Dios y a los padres del ‘pescaíto’ y para reparar lo irreparable.