Home

Diario YA

SANTO TOMÁS DE AQUINO

Fidel García Martínez. Los seminarios durante muchos años han sido y aún son  referentes de la cultura  en las diócesis españoles. Por el seminario de Oviedo  han pasado muchos jóvenes quienes han recibido una formación humana:   filosófica y teológica  que los preparó con esmero para la vida sacerdotal y para  profesiones importantes como la medicina, la enseñanza. Muchos de los mejores periodistas asturianos han pasado por el Seminario Ovetense que celebra hoy   la festividad del patrón de todos los centros de enseñanza católica, Santo Tomás de Aquino, el Doctor Angélico, gloria universal de la Sagradas Letras,  el teólogo más influyente de la Iglesia Católica sin cuya Summa Theologica, no se podría comprender el pensamiento filosófico occidental al ser el gran comentarista de Aristóteles. Sin embargo, hoy no faltan quienes pretenden reducirlo a un recuerdo del pasado en ciertos ambientes católicos en lo que predomina lo que se ha venido en llamar teología progresista, claramente influenciada por la llamada teología existencial de Bultman.

El mito de la leyenda negra anticatólica se ha cebado de una forma especial en la llamada Edad Medio como época  oscura y bárbara, algo que aún repiten incluso algunos  profesores universitarios tan ignorantes como sectarios defectos que los anulan como tales. Pensar que la Teología de Santa Tomás, la Catedral de Burgos (por citar alguna) o el Canto Gregoriano son  fruto de la oscuridad y/o de la barbarie es sencillamente una necedad revestida de falsa historia.
Han sido algunos tomistas  recalcitrantes quienes más han enturbiado el pensamiento del conocido como doctor Angélico, porque no han sabido o podido ofrecer su  teología para iluminar  la problemática del hombre postmoderno, cuya existencia oscila entre el nihilismo y el relativismo. Hoy apenas es recordado en algunas universidades y seminarios.
. La autora de Las Moradas, Santa Teresa, sentía una gran admiración por los grandes teólogos pues para ella eran los  defensores de la Iglesia en los tiempos recios de herejes y alumbrados. Seguía  los consejos de letrados y teólogos a los que tenían en gran estima cuando brillaban por sus muchas letras, pues decían con su gracejo habitual: gran letrado nunca me engañó, pero huía de los mediocres o mal prerados como de la mismo peste, pues le habían hecho mucho daño con sus ignorantes opiniones sobre sus experiencia místicas que las consideraban obras del patillas, como ella llamaba a Satanás, el príncipe de la mentira y de las tinieblas,
Todos los grandes papas modernos han alabado, recomendado y puesto como  ejemplo de segura doctrina la de los Santos Doctores de la Iglesia Tomás de Aquino y Teresa de Jesús. En nuestros días tanto  San Juan Pablo II, como el papa emérito Benedicto XVI, y el Papa Francisco, son buenos conocedores de la Teología de Santo Tomás  y de Santa Teresa  por eso recomiendan su estudio asiduo y su actualización a estos tiempos en los que el saber teológico, tan científico como cualquier otro,  es postergado  como carente de dimensión científica, por aquellos que sólo admiten el escepticismo como forma de pensamiento.
    Fidel García Martínez  Catedrático Lengua Literatura Licenciado en Ciencias Eclesiásticas Doctor  Filología Románica