Home

Diario YA

Terrorismo basado en el Islam y Servicios de Inteligencia

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. Es necesario retrotraerse al final de la Guerra Fría, principios de los 90, para comprender la situación en la que nos encontramos, y en la que se acaban de producir las declaraciones del Ministro del Interior del Gobierno de España, D. Jorge Fernández Díaz, en las que ha afirmado que España se encuentra en riesgo muy elevado de atentado terrorista islamista, sin olvidar que los grupos terroristas de diversas ideologías colaboran entre sí para la consecución de fines a corto o medio plazo que les lleven a avanzar en su meta: cambiar un sistema político e imponer el suyo.
La caída del Muro de Berlín supuso la transición de un orden bipolar a otro unipolar en la que el multilateralismo emergente tras la desmembración del bloque soviético queda eclipsado por el poder hegemónico estadounidense.
El concepto de seguridad basado en la neutralización de amenazas militares cambia para hacer frente a enemigos como el crimen organizado, la proliferación de armas de destrucción masiva, y en especial el terrorismo, que aunque está formado por diversos grupos con diferentes motivaciones, es un sistema complejo con ramificaciones entre sí, con vínculos ideológicos sinérgicos que se retroalimentan, y que en definitiva tienen un objetivo común basado en el islam, comunista o nacionalsocialista y que aunque parezca extraño desde el punto de vista de las similitudes ideológicas, consiguen colaborar juntos en proyectos cortos y con cierta estabilidad, recordemos el Partido Baaz, las conexiones entre ETA y grupos palestinos o las FARC, etc.
Ante este escenario se hace obligado un nuevo concepto de seguridad y defensa, en el que la previsión y la anticipación se conviertan en elementos esenciales como resultado de la obtención y el tratamiento de la información, lo que hace indispensable el redimensionamiento de las estrategias de los Servicios de Inteligencia para hacer frente de una manera prospectiva a estos retos, que en la actualidad tienen una raíz religiosa islámica, con otros componentes.
La interconexión de los grupos terroristas, junto con las escisiones surgidas en algunos de ellos, complica el control de las cúpulas directivas de los grupos.
La estructuración de los mismos cambia para establecerse de forma tumoral o en redes. Cada grupo o célula actúa de forma independiente, por lo que la eliminación de una de ellas no supone la desmembración de la organización terrorista.
A estos aspectos táctico-organizativos hay que añadir uno más importante, y ésta es la raíz de problema del terrorismo islamista-yihadista, a todos estos grupos terroristas les nutre una ideología, el islam, que les obliga a seguir en la lucha o yihad por mandato de su dios, Alá.
Bien ha hecho el Ministro del Interior abordando el problema desde el punto de vista internacional y desde una perspectiva multidimensional pues la yihad es global y abarca en primer lugar determinadas regiones de la tierra por motivos estratégicos o históricos, como España y al-ándalus, y diferentes frentes: el económico, el diplomático, el cultural, el educativo, el político y el de las fuerzas y cuerpos de seguridad junto con las FAS.
Por todo ello, la Comunidad Internacional, se ha visto obligada a abordar el terrorismo como una amenaza global, única y a modo de una Guerra, en su día tachaban a Bush de majadero y " cowboy " por el concepto de Guerra contra el Terrorismo, con diferentes escenarios o frentes de batalla simultáneos, ha quedado demostrado que esta acción de seguridad y defensa es necesaria y correcta, hasta que Dios quiera.
En estos grupos terroristas, que nos amenazan en la actualidad, hay una raíz religiosa, el islam, que requiere recursos para conseguir su fin, que aunque puede parecer el simple poder, no sólo es ese el móvil, sino el imponer un mensaje religioso-ideológico, que se materializa en político: la umma o califato universal, y en el que todos estaremos sometidos a la ley " sharía " o muertos.
Esperemos, con la ayuda de Dios y el Reino de su Hijo Jesucristo, que todos estos grupos y sus colaboradores sean borrados y la Verdadera Paz reine para siempre. Amén.

Etiquetas:Daniel Ponceislamistas