Home

Diario YA


 

Una Hora en Libertad

Ante la llegada a las alcaldías de los denominados “perro flautas”

Javier García Isac / Una Hora en Libertad. Estoy muy acostumbrado a escuchar enormes tonterías que soporto con gran estoicismo y resignación cristiana, pero mis oídos se revelan ante el cumulo de despropósitos de los últimos días. El sábado 13 de junio, deben quedar constituidos los nuevos ayuntamientos y crece el temor ante la llegada a las alcaldías de los denominados “perro flautas” y su “originales” paquetes de propuestas que amenazan con aplicar, una vez obtenidos los acuerdos necesarios para gobernar en muchos de los ayuntamientos de España.
Las tonterías me llegan por varios frentes. Por un lado, la de los supuestos vencedores, pero que en realidad son los auténticos perdedores. No reconocerlo les llevara a repetir los errores de esta “victoria”, que ellos saben es una derrota. Proponer un pacto al partido socialista, es tanto como institucionalizar la corrupción. El partido popular sigue sin darse cuenta que el enemigo a batir es la izquierda en su conjunto, con independencia de las siglas que la representen. No es creíble el decirnos que los causantes de la crisis moral, política y económica, son los socialistas, para renglón seguido proponerles un pacto de estado, un pacto de gobernabilidad, para seguir manteniéndose en el poder. No todo vale con tal de gobernar, no pasa nada por perder el poder, si con ello se consigue un rearme ideológico del que carecen en la actualidad. Un pacto PP-PSOE es una tomadura de pelo a los miles de ciudadanos que están hastiados y desencantados, que están hartos de tanta corrupción, de tantos malos políticos, de tanto imbécil que nos habla con una superioridad moral de la que en verdad carecen. El partido popular no se entera que por mucho acercamiento que realice a socialistas o comunistas, que por mucho guiño que haga a “perro flautas” o “grupos alternativos” de pijos progres, seguirán siendo igual de odiados y denostados por parte de todos estos. El partido popular debe ganarse el respeto y la simpatía de los que ideológicamente tiene más cerca, y de convencer al resto de que sus propuestas son las correctas y acertadas, Ni socialistas, ni comunistas, ni perro flautas, querrán nunca como compañero a nadie del PP o similares, a los que consideran burgueses, capitalistas, explotadores o analfabetos prescindibles. Cuanto antes entienda esto el partido popular, mejor para todos.
Y por otro lado, las tonterías también nos llegan por parte  de los “supuestos” perdedores, pero que todos sabemos son los vencedores. No tengo nada claro que los pijos progres que votaron a los “perro flautas”, conozcan ninguna de las “peculiares” propuestas que proponen. Sabemos que “mola mucho” eso de las bicis y de la fiesta del orgullo “gay”, pero no podemos ir todos los días en bicicleta a la oficina, las distancias y nuestra forma física nos lo impedirian, ni podemos estar todo el día de carnaval, la resaca continuada sería insoportable. Les aseguro a ustedes que los próximos meses serán apoteósicos. Tendremos tiempo de sobra para ir desgranando y comentando acontecimientos que a buen seguro no nos dejaran indiferentes. Lo mejor, ir viendo como en breve se despedazan unos a otros. Solo tienen un denominador común: Todos muy de izquierdas, todos muy progres, pero no se soportan entre ellos. La historia se repite, comienzos con mucho beso y abrazo y finales trágicos de desengaño y mentira. Que divertido seria todo esto, si no estuviera en juego nuestro futuro y nuestra dignidad como españoles. El péndulo a buen seguro que cambiara, empujado con mucha fuerza, por todos aquellos que ahora están felices sin ver mas allá de las propuestas “folklóricas y originales” y no las consecuencias de la aplicación de un programa que encierra mucho peligro y trasfondo en su interior.
Así  es el pueblo español, contradictorio y difícil de entender. Acaban prestando su apoyo a los cómplices de los que nos trajeron una crisis, y que pareciera que fueran otros. Que capacidad tan “asombrosa” tiene la izquierda de reinventarse a sí misma.

Se lo dice Javier García Isac / Una Hora en Libertad.
 

Etiquetas:Javier Garcia Isac