Home

Diario YA

Detalles Originales

Aznar dice NO

Fernando Z. Torres. Que sí, que sí, que no, que no…como la famosa copla dedicada a la cantante onubense…de este modo ha escenificado el PP su enésimo desencuentro, quizá el más sonado, de desplantes y orgullos entre la dirección nacional y el expresidente Aznar. Génova no quiso contar con su presidente de honor para la campaña de las elecciones del #25M y éste quiso sacar las vergüenzas de sus compañeros en público. Conscientes de que el desaire al baluarte de la facción más conservadora del partido les fuera a pasar factura en las europeas, se taparon la nariz y transigieron. Rajoy accedió a arrastrarse y sucedió que Carlos Floriano, director de campaña, llamó a José Antonio Zarzalejos, secretario general de FAES, para plantear fechas a lo que éste respondió que la agenda del presidente de la fundación era inamovible. La pregunta, ¿habrá resarcimiento por el daño (humillación) sufrida? Lo veremos. Está claro que esto sólo se le consiente a quien se le consiente y el consentido, sabedor de que se puede permitir ciertos lujos, no desaprovecha la ocasión para demostrar que él es el más listo y que Rajoy está donde está gracias a él. ¿Por qué quiere desmarcarse Rajoy de su mentor de un modo tan evidente? Si se quiere distanciar, ¿por qué después retrocede? ¿No hubiera sido más sensato (honroso) haber dejado las cosas tal como las había decidido inicialmente? El presidente del gobierno sabe que la sombra de su maestro es infinitamente alargada y, seguramente, jamás se deshaga de ella. Conoce de las querencias del electorado popular y sabe que a él lo votaron mirando para otro lado y ganó por agotamiento del contrario, contra el peor PSOE de la historia reciente de España. Ocurre que necesita demostrarse a sí mismo y a los demás su valía, pero es incapaz porque al mirar atrás se lo encuentra una y otra vez. Jamás serás como yo…jamás serás yo, le atormenta Aznar en sueños. Y se despierta y se lo vuelve a encontrar. Necesita reafirmarse como líder del partido, pero claudica al pensar que sin Aznar no son nada, y que ya está el partido lo suficientemente dañado estéticamente como para hacer el vacío al fantasma de su preceptor. Ni contigo ni sin ti, piensa Rajoy… Ese es precisamente su problema. No definirse. Si decide romper, deberá hacerlo con todas las consecuencias. Si decide que nunca podrá caminar solo, deberá asumir que siempre deberá llevar al expresidente en la mochila de viaje a cada lugar que vaya. Pero es preciso fallar de inmediato, este bochorno no le hace bien. Para leer más de Fernando Z. Torres: http://detallesoriginalesferzt.blogspot.com.es/ Por: @lancistaz

Etiquetas:detalles originalesespaña