Home

Diario YA

una original iniciativa para que los más pequeños conozcan, jugando, la fe católica

La Aventura de la Biblia

El Nuncio de S.S. El Papa, Manuel Monteiro de Castro, también ha conocido este proyecto

Noticias relacionadas

Rafael Nieto. 13 de abril.

La Aventura de la Biblia es una forma audaz, ingeniosa y sutil de que los niños conozcan las enseñanzas de la catequesis de una manera entretenida para ellos. Un videojuego, con edición también en libro, de una altísima calidad, producido y comercializado por la empresa Anexa Producciones SL. Eduardo Castro es uno de los promotores de esta original idea:

¿A qué se dedica su empresa, y qué tipo de productos comercializa?

Se trata de Bibliaventura, y se dedica a realizar series de animación que van en la línea católica, y entregarlo en los distintos formatos que hoy se están usando, los multimedia. Y además, el libro electrónico o el libro tradicional, de papel. A eso básicamente nos estamos dedicando, tenemos ya un par de productos en el mercado, uno de ellos es el libro La Aventura de la Biblia, que está doblado a cuatro idiomas (español, italiano, inglés y portugués) y ese libro nace de nuestro primer producto, que es un videojuego. Es una serie, ya tenemos el primer capítulo, es una aventura con Jesús que consiste en un par de niños que se están preparando para la Primera Comunión y van de excursión, salen a caminar, se pierden y encuentran una iglesia donde hay otro niño, Jesusín. Le piden ayuda para volver al pueblo, y él se la ofrece, pero antes les pide a ellos que le ayuden a reparar la iglesia que está renovando con su padre, que es carpintero. El juego consiste en encontrar las herramientas de Jesusín, que están dentro de la iglesia, recorriendo todos los lugares, el campanario, el altar, la sacristía, etc. Hay que ir superando unas pruebas que están relacionadas con la Primera Comunión, repasando los temas que se ven en la catequesis. Hay temas muy entretenidos como el bautismo, las lecturas del Evangelio, los profetas, la familia, la oración, el aleluya, la alegría de ser cristiano, etc. Y todo esto se va repasando a medida que ellos van descubriendo cosas. Una vez que encuentran todas las herramientas salen a un jardín, donde uno de los pasajes más bellos es el de la Creación, en el propio jardín. Encontrando todo eso ya Jesusín los lleva de vuelta al pueblo, y el juego se ha acabado. Dura alrededor de una hora y media el recorrido completo, sin equivocarse.

¿Cómo se les ocurre esto, han detectado que a los niños les faltan ciertos conocimientos básicos en la fe católica?

Esto surge de cuatro socios originarios de esta empresa que son profesionales, es decir, son laicos que están muy en el mundo de la iglesia pero como un miembro más, no como parte de su estructura u organización. Y un día tomando un café, hablando sobre la violencia que hay en los video-juegos, la alta competencia, etc., se les ocurrió que había que hacer algo en esta línea, que es el medio de difusión que hoy está muy en boga, y surgió este proyecto de la Aventura de la Biblia. Uno de ellos se dedicaba a la animación, se hicieron los personajes y nació el producto. Y nace, además, justo el día en que se estrena la película de El Código Da Vinci. Curiosamente la idea nació en papel, en concreto en una servilleta, pero el equipo de producción se lanzó a trabajar y s e hizo el primer video-juego. Durante el año 2008 lo hemos ido mejorando, incorporando idiomas, dando más dinamismo, con más juego, mejorando la gráfica. Y ya estamos terminando el segundo video-juego, que está dedicado a la Virgen, que se llama “Caminando con María”, que viene ya en tres dimensiones.

¿Qué acogida han tenido estos productos, hasta el momento?

La acogida ha sido favorable, muy buena, a la gente que lo ha visto le ha encantado, tanto como idea y también como proyecto tecnológico. Desde las dos perspectivas ha sido bien acogido. No obstante, desde el punto de vista comercial no es un producto que pueda estar en todas las tiendas, porque es nuevo, no es multiventa ni viene avalado por una gran empresa, como Walt Disney, etc. Por tanto, nos ha costado mucho entrar a los mercados habituales. El mercado del videojuego y del libro nos cuesta, no es fácil entrar. Pero sí ha tenido bastante acogida en el mundo de la Iglesia y del mundo católico, nos han apoyado algunos medios de comunicación para ayudar a que podamos comercializarlo, pero aún nos falta mucho camino por recorrer.

Hablemos de la amenaza de EpC, ¿es un buen momento de “contraatacar” con iniciativas como ésta?

No hay mejor momento que éste. Cuando los desafíos son gigantescos, astronómicos, es cuando la fuerza de la fe, del cristianismo y del catolicismo, se pone a prueba y hay que salir adelante. Los santos no son santos porque hicieran las cosas bien, sino porque todo se lo pusieron difícil; ahora nos lo están poniendo todo difícil y es donde tenemos que ir avanzando. Creo que es el mejor momento, de dejar algunas pequeñas diferencias de lado y ver que esta iniciativa entrega valores, valores católicos, cristianos y también universales, son de todos: el perdón, la fe, el querer, el amar, el entender, todos esos valores no son del catolicismo, sino que son valores universales. Eso es lo que entrega el videojuego y eso es lo que entrega nuestro producto, y es lo que nos hace falta. El tema de EpC, lo que hay que dar es Educación para la Persona, y luego las personas hacen la ciudadanía, y después hacen un Estado. Esa educación se debe entregar en la familia, no se le puede entregar a un tercero, no hay que esperar a que otro haga el trabajo de uno, cada cual tiene que asumir su trabajo, y éste es de la familia.

¿Cómo puede cualquier lector ponerse en contacto con su empresa para pedir un ejemplar?

Puede llamar a un número de tfno., el 902 051 137, o bien acceder a nuestra página web, que es www.bibliaaventura.es, y ahí puede acceder tanto a la información como a ver parte del videojuego, incluso ver parte de la serie de animación que parte de este videojuego, y se puede comprar directamente en la web o enviando un mensaje de correo electrónico y hacernos el pedido.
 

Etiquetas:Eduardo Castrofeiglesiareligión