Home

Diario YA

Pasa de rechazar el acuerdo de libre comercio con Canadá a aceptarlo

Pedro Sánchez o la levedad del ser

Luis Losada Pescador Si Pedro Sánchez convierte el PSOE en un Podemos2, Ciudadanos tomará las riendas. Al menos eso es lo que dicen los empresarios afines al PSOE inspirados en el ‘efecto Macron’. La pelota está en el tejado de los ‘naranjitos’. Deben virar a la izquierda -todavía más- y recoger los restos del PSOE tras el probable rodillo de Sánchez.

Mientras, el sujeto, sigue con su estrategia a ninguna parte. Hace unos días rechazaba el acuerdo comercial entre Canadá y la UE. Ya saben: la izquierda considera que la globalización es pecado.

Pero héte aquí que llega Moscovici y consigue hacerle razonar a Pedro Sánchez, que ahora anuncia que no votará en contra. ¿Cuáles fueron las palabras mágicas? “Es importante que los grandes partidos españoles guarden el europeísmo; aconsejo a Pedro Sánchez que no siga el ejemplo del socialismo francés; un 6%, duele. Hay que conciliar ser de izquierdas con ser creíble”. ¡Voilá!

Bienvenido el regreso a la sensatez, pero la anécdota evidencia la levedad del ser. Porque ‘soplar y sorber no puede ser’ y ya es hora de que Pedro Sánchez sepa qué quiere ser de mayor.

El viraje de 180º parece anticipar una gestión errática y una purga ideológica. ¿Qué harán los socialistas? Probablemente los afiliados están encantados con el ‘rojo guapo’ que saca las uñas y anhela la ‘muerte’ política de Rajoy. Los mandos intermedios probablemente busquen su sustento en quien le pague la nómina. Ahí está el reto de Ciudadanos. ¿Y los votantes? Los votantes probablemente le den la espalda a un radical con visos de inconsistencia.

La segunda inconsistencia es advertir que si el gobierno aplica el 155 de la Constitución, apelarán a instancias internacionales. ¿Cuáles exactamente?, ¿van a reclamar la aplicación de una Carta Magna?, ¿de verdad que aspiran a gobernar con estos mimbres?

El PSOE está en la encrucijada de ser o no ser. También en Andalucía. Para ello debe ser “creíble”. Atizar a Rajoy está bien, pero no es suficiente. Y además, ¿qué pasara cuando Rajoy no esté?, ¿a qué se dedicará Pedro Sánchez?

El aspirante a liderar la izquierda y dirigir el país puede convertirse en el enterrador de unas siglas centenarias. ¿Aguantarán los suyos como violinistas del Titanic?, ¿recogerá alguien el testigo?

El anzuelo del pescador

• Presidente de RTVE por concurso. Unanimidad en que el presidente de RTVE sea nombrado por concurso en lugar de ‘digitalmente’. ¡Albricias! Pero, ¿no podía haberse pactado antes?

• Invierno demográfico. Por segundo año consecutivo, España registra más muertes que nacimientos. ¿A qué espera el gobierno para tratar de paliar este suicidio demográfico?

• Colau, no cuela. Las subvenciones del Ayuntamiento de Barcelona a la antigua ONG de Colau cuentan con la ‘tarjeta amarilla’ del interventor del Ayuntamiento. Las autoayudas son poco estéticas, además de antijurídicas.

Etiquetas:Luis LosadaPedro Sánchez