Principal

Diario YA

 

 

viaje del papa Francisco a Suecia con motivo de los 500 años de la Reforma Luterana

Suecia bien vale una Misa

Fidel García Martínez. Catedrático Lengua Literatura, Licenciado Ciencias Eclesiásticas. El viaje del papa Francisco a Suecia con motivo de los 500 años de la Reforma Luterana está siendo manipulado por personas que se proclaman con la boca grande católicos y están muchos más cerca de la teoría y la praxis del rebelde ex -fraile agustino alemán, que de la sana doctrina católica defendida siempre por el Papa argentino. Los que tales proclamas vociferan ignoran las diferencias esenciales que aún persisten entre las opiniones teológicas de Lutero y el Magisterio Auténtico de la Iglesia Católica, pero aun así, es mucho más lo que une a católicos y luteranos: Jesucristo Dios y hombre verdadero, Camino, Verdad y Vida, Origen y fuente de Salvación universal.

La celebración de la Misa Católica en el corazón luterano de Suecia, está indicando que el ecumenismo es un camino hacia la unidad, sin que la Iglesia Católica renuncie a nada esencial. En octubre de 1517 Martín Lutero expuso en la facultad de teología de Wittenberg (Saxe) sus famosas y manipuladas 95 tesis -más bien proclamas- contra ciertos aspectos de las indulgencias mal entendidas y practicadas por algunos predicadores que provocaban entre los fieles sencillos la desconfianza y el recelo.

Martín Lutero antes de su entrada en el convento estaba preocupado y obsesionado, como la mayoría de los fieles católicos de su tiempo -entonces no había ni luteranos ni calvinistas- por el grave problema teológico de la salvación o condenación eternas. Le obsesionaba cómo evitar después de la muerte no sólo el infierno sino también pasar largos y dolorosos momentos en el purgatorio.

Atormentado durante años por estos interrogantes, leyendo la Biblia llegó a la conclusión nada original, pues era doctrina común entre la mayoría de los teólogos más cualificados de su tiempo, que la salvación no se consigue con sólo las obras (peregrinaciones, indulgencias, penitencias y otras muchas prácticas puramente externas…) sino que principalmente es una gracia de la Misericordia y del Amor Dios.

Cuando Lutero publicó sus tesis en contra de las indulgencias criticando el tráfico de indulgencias del fraile dominico Tetzel, era y se consideraba en gran defensor de la doctrina de la Iglesia contra un abuso perpetrado sobre las cosas sagradas de un modo vergonzoso. Se trataba de un conflicto y revalidad entre dominicos agustinos que se enmarca dentro de las controversias de las escuelas teológicas coetáneas. Lutero se había formado en el nominalismo teológico conocía poco y mal la gran teología escolástica heredera de Sonto Tomás. Así combatió un catolicismo que nunca había existido sino en su concepción nominalista de la Teología que para Lutero no era ciencia que se servía de la razón iluminada por el Fe, según la tradición que afirmaba: CREO PARA ENTENDER Y ENTIENDO PARA CREER.

El papa Francisco está en Suecia sabiendo que en ciertos ambientes católicos y luteranos su visita es rechazada por exceso y por defecto. El mejor análisis de esa visita es el que ha expuesto el ex – pastor y fundador de la iglesia pentecostal sueca, quien entró en plena comunión con la Iglesia católica 2n 2014 después de estudiar durante más de 10 años el Catecismo, el Magisterio.

Así afirma: el Papa conmemora la reforma, no la celebra. Esta visita a Suecia es única y traerá muchos frutos. Espero con optimismo que la reforma sea reevaluada de una manera más objetiva; qué fue lo que realmente sucedió, cuáles fueron los frutos los buenos y los malos. Con toda seguridad el espíritu de humildad del Papa dejará buenas semillas, porque el Papa es el más indicado para incentivar el encuentro y evitar las controversias, porque al visita a Suecia, está inspirada en la caridad y en la consideración.

Además habrá en Suecia un antes y un después de esta visita del Papa Francisco. Como afirma en una entrevista concedida a la prestigiosa revista de los Jesuitas de Roma La Civiltá Cattolica: Personalmente creo que el entusiasmo ecuménico debe moverse hacia la oración conjunta y las obras de misericordia, trabajar de forma conjunta para ayudar a los enfermos, los encarcelados. Hacer cosas conjuntas es la forma del diálogo más efectiva. Insinuar que el Papa Francisco pueda apoyar veleidades luteranas es el colmo de los colmos porque a quien más odiaba Martin Lutero era al sucesor de Pedro y Cabeza visible e indestructible de la Iglesia Católica real no utópica.

Etiquetas:Fidel García MartínezPapa Francisco