Home

Diario YA

estoy seguro que no le hacía tanto “asco” al Español cuando este le pagaba sus largometrajes

Vaya, Fernando Trueba no se siente español

Javier Garcia Isac. El director Fernando Trueba no se siente español, Es más, afirma que en” toda su vida, en toda existencia no se ha sentido ni cinco minutos español”. Tengo curiosidad por saber exactamente cuales fueron esos pocos minutos, esos pocos instantes en los que si se sintió Español. Seguramente fueron aquellos donde recibía el dinero de todos los españoles para subvencionar sus películas. También estoy seguro que no le hacía tanto “asco” al Español cuando este le pagaba sus largometrajes.
De todos es conocido que si un gremio en España destaca por la imbecilidad de la mayoría de sus componentes, además de de los políticos, este es el de los autodenominados como “artistas” en general y muy especialmente el de los dedicados al cine.
Por favor, que no se me mal interprete, en ningún caso quiero decir que los autodenominados como artistas sean imbéciles, pero si reconozco que me lo parecen la mayor parte de ellos, o por lo menos, los que más destacan, y no precisamente por sus películas, si no por sus actuaciones fuera de la cámara. Existen muchos actores de gran valía y profesionalidad. Políticamente no se mojan por miedo al corporativismo y las represalias del resto. El cine Español vive de la “caridad de las autoridades”, las cuales son muy generosas con el dinero ajeno. Yo no deseo que con mi aportación al erario publico se mantenga a imbéciles como Fernando Trueba, sobre todo cuando el dinero que le regalan es para hacer cine español a un “payaso” que no se siente español.
Todo esto debería ser fácil de entender, aunque comprendo que es políticamente incorrecto y ya sabemos que lo políticamente correcto es lo que nos dicen precisamente este tipo de personajes como Trueba o Del Bosque, los cuales siempre encuentran palabras de comprensión a comportamientos o frases como esta o las de Pique, pero nunca para aquellos que nos sentimos estafados, humillados o engañados cuando se menosprecia o se insulta a los símbolos de todos los españoles.
Pero si España tiene el arquetipo de tonto profesional, de imbécil entre los imbéciles, de estúpido entre los estúpidos, ese es Wili Toledo. Estoy seguro que con su coeficiente intelectual no le daría ni para hacer la mili. Le llaman actor, aunque es más bien escaso su repertorio como tal. No conozco a nadie que sea capaz de recitarme un solo título de una película que él haya  protagonizado. Tan tonto debe ser, que ni sus compañeros de “supuesta” profesión le ofrecen papel alguno, a pesar de su cercanía ideológica. Hace poco se auto exilio a Cuba, cosa que nos vino muy bien y relajo bastante el ambiente. Su auto exilio a durado poco, a pesar de haber elegido como destino el “ejemplo” de democracia mundial que es la isla caribeña. Cuba no le debió convencer lo suficiente, quizá la falta de papel higiénico o la escasez de alimentos hicieron mella en él y precipitaron su regreso.
Es una obviedad, pero sabemos que los gilipollas dicen gilipolleces. He sabido de muchos tontos en mi vida, pero no de este calibre. Wili Toledo es un indigente intelectual,  un payaso sin gracia, un macarra barato con pretensiones.
Acepto la libertad de expresión. Espero acepten la mía. La diferencia es que la mía la pago yo, y la de toda esta chusma se la pagamos todos nosotros.
Se lo cuenta Javier Garcia Isac / Una Hora en Libertad
 

Etiquetas:Javier Garcia Isac