Home

Diario YA


 

En un acto público pidió un aplauso para los autores del atentado en T-4

La alcaldesa de Hernani niega que quisiera enaltecer a ETA

Redacción Madrid. 21 de mayo. La alcaldesa de Hernani (Guipúzcoa), Miriam Beitialarrangoitia, negó hoy que su intención fuera enaltecer a ETA cuando pidió un aplauso a los presuntos autores del atentado de la T-4, Igor Portu y Mattin Sarasola, durante un acto electoral de ANV en enero de 2008.
 
Según explicó en el juicio celebrado en la Audiencia Nacional, su intención no era elogiarles por lo que se les acusa que hicieron sino denunciar los malos tratos que sufrieron por parte de la Guardia Civil durante su detención, y por lo que hay un procedimiento abierto en los juzgados del País Vasco. "Fue una expresión puntual de cariño motivada únicamente por los malos tratos", apuntó.
 
A preguntas del fiscal Ignacio Gordillo, la edil de ANV sostuvo que una persona, "acusen de que la acusen, no quita para darle un buen trato". Según explicó, sintió una "impotencia y tristeza" por el tratamiento de la Benemérita a "estos dos jóvenes".
 
Beitialarrangoitia intentó exculparse explicando que pocos días antes de lo sucedido un amigo personal suyo, Kepa Solana, recibió una paliza por parte de otro recluso en el centro penitenciario en el que se encuentra. "De alguna forma, en esa expresión estaba pensando en él.
 
No sé ni como dije esa frase", subrayó.
 
En esa acto, en un polideportivo ante 4.000 personas, la alcaldesa manifestó: "Antes de nada, este ánimo, abrazo y este chaparrón de aplausos que nos habéis ofrecido, lo más caluroso posible, a Igor Portu, Mattin Sarasola y a todos los presos políticos vascos que se encuentran dispersados en las cárceles de Francia y España. ¡Os queremos!".
 
La presidenta del tribunal, Angela Murillo, le preguntó si opina lo mismo de los malos tratos cuando se refiere a otro tipo de personas, como un condenado por asesinato. "Sea el motivo que sea, defiendo que nadie debe ser maltratado", señaló.
 
A preguntas de su abogado, Iñigo Iruin, negó "rotundamente" que su propósito fuera elogiar a los presuntos etarras y si dijo esa frase de manera espontánea, sin planificar, fue motivada por el "clamor"de los presentes en el acto. "Me emocioné con los aplausos", concluyó.
 
El fiscal, que solicitó para ella un año de prisión y siete de inhabilitación en su cargo público por un delito de enaltecimiento del terrorismo, explicó en su informe definitivo que las palabras de la edil se extralimitaron en la libertad de expresión porque con éstas "ha humillado y despreciado a las víctimas".
 

El representante del Ministerio Público solicitó a la Sala una sentencia "ejemplar" al tratarse de un acto "con publicidad y premeditado". Sus frases, apuntó, no iban enfocadas a luchar contra la tortura sino a enaltecer el terrorismo. 

Etiquetas:anvETA