Principal

Diario YA

¿Hasta cuándo seguiremos dormidos?

España del Segura: todos a una

Laureano Benítez Grande-Caballero Madrid, 2011, Universidad Complutense: unas enajenadas anticatólicas y feministas, pertenecientes al grupo de «Contrapoder» ―fundado por el Turrión y el Errejón―, asaltan la capilla de la Universidad, despelotadas y escupiendo amenazas incendiarias contra los católicos, y consignas blasfemas. Al frente de todas, la vestal hierofante Rita «la quemaora». La Audiencia Provincial de Madrid entiende que no hay profanación: absuelta.

Madrid, 2003: un grupúsculo perteneciente al colectivo FEMEN altera e interrumpe una manifestación de colectivos «Provida» por las calles de Madrid. Una magistrada dice que estaban en su derecho, y acusa de agresividad a los colectivos antiabortistas. Dictamen: causa archivada. Sevilla, 2014, días antes de la Semana Santa: un grupo de sindicalistas y feministas pasean por las calles de Sevilla la procesión del «Santísimo Coño Insumiso», claramente blasfema y vejatoria para las creencias católicas. Una jueza archiva el caso: absueltos.

Pamplona, 2015, exposición en la Sala Rodezno: un «artista» que responde al nombre de Abel Azcona realiza una «performance» luciferina, componiendo con 242 hostias consagradas lapalabra «pederastia». Como no hubo intención de ofender los sentimientos religiosos de los creyentes, se archiva la causa: absuelto.

Callosa del Segura, 2016, plaza de España: un centenar de vecinos ―ejerciendo una resistencia numantina día y noche―, impide que el ayuntamiento frentepopulista retire la Cruz de los Caídos de la plaza, en cumplimiento de la Ley sectaria de Memoria Histórica. En esa Cruz hay inscritos 64 nombres de víctimas de la represión republicana. Dictamen: victoria. Callosa del Segura: todos a una.

Si hoy satánicos milicianos desenterraran cadáveres de religiosos ―al igual que hicieron en el 36―, y los pusieran dentro de una iglesia en posturas procaces, construyendo un macabro y luciferino museo en el que cobrarían la entrada, ¿duda usted acaso esa horda también sería absuelta, pues no pretendía ni profanar, ni blasfemar, ni herir los sentimientos religiosos de los creyentes? Pero, españoles, Callosa del Segura nos marca el camino. ¿Hasta cuándo seguiremos dormidos? Como dice la canción «A la calle, que ya es hora de pasearnos a cuerpo». España del Segura: todos a una.

Etiquetas:Laureano Benítez Grande-Caballero